21 November 2014

La pelota no se marca

(columna publicada el viernes 21 de noviembre en el diario El Cronista)

bocha 1

Las empresas de tecnología crecen sin freno y sus marcas se acercan al deporte más convocante del planeta. Tienen sus arcas llenas de dólares y los clubes de fútbol caen rendidos a sus pies. Esta semana en España se anunció la alianza entre Microsoft y el Real Madrid. El objetivo a largo plazo es, en palabras del presidente Florentino Pérez, “emprender el camino hacia una revolución digital en el club”. Eso incluye contenidos y servicios digitales accesibles desde cualquier lugar y múltiples dispositivos (PC, tabletas, smartphones, wearables, etc.). En el Santiago Bernabéu también estuvo -en teleconferencia- el CEO de Microsoft Satya Nadella, que prometió el desarrollo de soluciones internas de colaboración y comunicación y tecnologías como Cloud Computing y Big Data para el club merengue.
No es casual que hace un año, Intel, el gigante norteamericano de microprocesadores, haya firmado un acuerdo similar con el Barcelona F.C. Dispositivos para los jugadores, enriquecer la experiencia de los hinchas en el estadio y dotar de tecnología a los chicos de inferiores en La Masía, son algunos de los objetivos de la alianza. Además, en una acción publicitaria inédita, el famoso logo de Intel Inside fue estampado en el anverso de las camisetas del Barca de Lio Messi.
También desde hace unos meses la china Huawei patrocina al club peruano Sporting Cristal para acercarse un poco más a los consumidores de la región.
Las alianzas de las empresas de tecnología con el fútbol nacieron casi a la par que el sponsorship en el deporte, hacia fines de los ´70. La japonesa de electrónica Sharp fue una de las pioneras y apostó al famoso Manchester United desde 1983 hasta el 2000, en el acuerdo más largo y fructífero entre un club de fútbol y una empresa. Entonces Hitachi fue por el pecho de Liverpool. Hay varios casos más de clubes europeos. Sony estampó su logo en la camiseta de Juventus durante tres años (1995-98) y la empresa de videojuegos Nintendo en la de la Fiorentina, cuando Gabriel Batistuta rompía las redes (y los corazones de las chicas).

batistuta-maradona

En el torneo local las tecnologicas también vieron en la pelota una rentable estrategia de marketing y comunicación. Siempre pionero, en 1979 el Loco Gatti fue el primer jugador en llevar una marca en su camiseta. Debutó con Jet, una casa de juegos electrónicos que ya no existe.
Los de Independiente todavía sueñan con la camiseta ochentosa que usaba Bochini con el logo de Mita, una empresa de fotocopiadoras propiedad de la japonesa Kyocera Corporation. Para no ser menos, por la misma época Racing estampó en su pecho a Nashua, empresa también de impresiones pero norteamericana. Sanyo estuvo en River a principios de los ´90, cuando el burrito Ortega gambeteaba hasta su sombra.
Cuando La Academia salió campeón en 2001 (el del “paso a paso” de Merlo), el sponsor fue Sky TV, una empresa de televisión satelital que dejó de operar en nuestro país un año después. Cablevisión, del grupo Clarín, ya había pisado en el fútbol en el pecho del San Lorenzo campeón en 1995, aquel equipo dirigido por el Bambino Veira donde jugaban Oscar Ruggeri, Passet y Silas, entre otros. De las últimas, los televisores TCL apostaron a Independiente y Samsung patrocina a Vélez desde hace ya unos años.
En 2009 la compañía coreana LG Electronics causó rechazo entre muchos hinchas de Boca cuando estampó su logo en la camiseta xeneize. ¿El motivo del enojo? el logo rojo y blanco, los colores de River.
Pero otras marcas corrieron con más suerte. Super Nintendo (consola de videojuegos) pagó para esponsorear la camiseta del Sevilla de España en 1992 y sin querer pasó a la historia: ese año el club contrató a un tal Diego Maradona.

1836634_443694952430436_189648595_o[1]

sevilla

Shirt (1)

 

Photogamma 1_0-lg

4cc9c5d32e7ed_300x0

Leer Más
20 November 2014

¡Chau tercerclick!

La aventura de tercerclick, la agencia de comunicación y social media que formamos con Sebas Almada hace ocho años, llegó a su fin. Es tanto lo que aprendí y me llevo que me cuesta ponerlo en palabras, pero haré el intento.

Empiezo por el trabajo que hicimos. No me importa si queda poco modesto decirlo, pero lo hago porque creo que es importante resaltarlo para que se sepa porque es justo y para que quede registrado por si alguna vez alguien quiere repasar los orígenes de la comunicación digital en nuestro país.
En tercerclick fuimos pioneros en llevar a las marcas de productos y servicios a los blogs, las redes sociales y otras plataformas digitales. Fuimos los primeros en poner banners de publicidad en blogs, cuando allá por 2007 empezaban a tener cada vez más audiencia y a cambiar la manera de leer y compartir información en la web. Las empresas no sabían ni que era un blog! pero nosotros se los vendimos.

logo_tercerclick_interact

Apostamos a muchos blogs con contenidos de calidad. Sería imposible nombrarlos a todos porque habremos trabajado con más de 70 blogs, pero me vienen a la mente Sicrono de Nico, Conz, Son Cosas Mías (de Capitán intriga), La Propaladora, de Vani Berghella, Que la pases lindo, de Milton, el blog de Fabio, Bestiaria (de Caro Aguirre, hoy guionista exitosa de Guapas), el blog de Rugby de Jorge Búsico, Amo la moda, DotPod de Fede, los de Mati Dutto, el de Juampi Sueiro, La Redó, TicEspor de Javier, Dame Pelota de Pablito, el de Ceci Saia, el blog de viajes, de Jorge Gobbi, Denker Uber, de Mariano, el blog de Dani Hacker, el de Candelaria, Viajo como el orto, este, el mío eBlog y tantos otros. Perdón si me olvido de alguno. Con cada uno de ellos hicimos de todo. Los cruzamos para que algunos escriban en blogs de otros (Pepsi), escribieron en blogs hechos para marcas (Lays), lanzamos todo tipo de productos, viralizamos videos (algunos imposibles!), convencimos a las marcas de incorporar a los bloggers a eventos destinados solo a prensa tradicional y hasta los hicimos protagonizar avisos de TV solo para banners! (Chevrolet). Y, aunque parezca increíble, los hicimos correr un 10K de Nike!!

Convencimos a las marcas a que apuesten por una manera diferente de llegar a audiencias nuevas que cada vez más se alejaban de los medios tradicionales. Hoy, ocho años después, confirmamos que no estábamos equivocados.

tercer

Después saltamos a YouTube y a Facebook, donde habremos desarrollado y mantenido día a día unas 50 fanpages, desde MTVLA y Tea Connection, hasta Mc Donalds para cinco países de la región, Twistos, Cerealitas, SushiPop (una comunidad impresionante), MovieCity, Cinecanal, Tita y Rodhesia, Schneider, los espacios de Ciega a Citas y Todos contra Juan (TV) y varias más que ya no recuerdo. Hicimos acciones para marcas de ropa, chicles, celulares, libros, películas de cine, bebidas, etc.
Y mucho de eso lo hicimos en aquellos 2008, 2009 y 2010 cuando todavía casi no existía la figura del “community manager” que hoy es común en la industria y cuando algunas marcas todavía no sabían ni qué eran las redes sociales. Pero nosotros estábamos convencidos de los beneficios de la nueva comunicación y lo hicimos.

Tuvimos algunos grandes aciertos. Ahora recuerdo dos: el lanzamiento de la camiseta adidas de la selección de fútbol para la Copa América 2011 en “La camiseta de todos”, una acción online inédita en el mundo, que fue premiada acá y reconocida por la casa matriz de adidas en Alemania. Y también fuimos elegidos para re-lanzar el alfajor Suchard hace casi dos años en una acción exclusivamente online que tuvo mucha repercusión en todas las redes.
Y por último, hace unos años, también fuimos de los primeros en generar relaciones entre tuiteros (famosos y no famosos) y marcas, mucho tiempo antes de que se llamen “influencers” y cuando Twitter apenas empezaba a dar sus primeros pasos.

En fin… hicimos de todo. Fueron años muy divertidos, intensos, creativos, generosos, poderosos. De mucha exploración profesional. Literalmente, era como trabajar en un terreno inexplorado donde se nos ocurría una idea y probábamos llevarla a cabo. Aprendimos mucho, conocimos grandes personas (clientes, bloggers, periodistas, empleados de tercerclick que hoy trabajan en grandes agencias, colegas de otras agencias, etc.) y sobre todo, hicimos todo lo que quisimos hacer.

Pero creo que, como toda etapa, esta llegó a su fin. Desde hace por lo menos un año que mis ganas no son las mismas en torno a las posibilidades que ofrece el social media para las marcas. Hay demasiadas agencias de social media (en 2007 no había ni tres) y el mercado está muy saturado de ofertas. Entonces creo que hay que saber reinventarse e ir por más. Pero sobre todo, hay que saber cuando hacerlo. Y creo que este es el momento. Es momento de ir (de nuevo) hacia lo nuevo. Por eso decidimos darle un final a tercerclick. Sebas sigue liderando este proyecto y se une a una agencia que desde sus inicios fue nuestra amiga, Interactivity. Seguirá allá explorando la comunicación online, la innovación y buscará crecer en todo sentido. Seguro que hará cosas muy buenas, como siempre hizo.
Y yo sigo mi camino con varios proyectos en mente vinculados a los temas que desarrollo en mi nuevo libro (“Futuro Inteligente”) y, como siempre, escribiendo contenidos en todos los lugares donde pueda con la tecnología, los nuevos medios y la innovación como rectores principales.

Nos vamos felices, contentos, agotados. Satisfechos de haber hecho algo que nos enorgullece, da haber dado todo para construir un espacio innovador y de libertad creativa, tanto para nosotros como para las marcas que confiaron en esto. Un lugar por donde pasaron muchas personas y clientes que hoy hablan muy bien de nosotros. Eso nos pone muy contentos.
Me llevo una enorme experiencia de vida y sobre todo, me llevo lo más importante: la amistad de Sebas, con quien siempre volveremos a cruzarnos para pensar en algo nuevo, tal como lo hicimos hace ocho años sentados en aquel bar donde nació tercerclick.

Millones de gracias a todos los que de alguna manera formaron parte de esta aventura,

Hasta pronto!
Lalo

Leer Más
17 November 2014

Crónicas de un país adolescente

Alguna vez un filósofo contemporaneo llamado Diego Maradona usó su entonces lucidez para responder una pregunta sobre la actualidad política: “Estamos como estamos porque somos como somos”. ¿Cómo somos los argentinos? ¿Por qué?
En los últimos quince años se han escrito y publicado muchos libros para responder estas dos preguntas, en apariencia simples, pero que en realidad encierran más de 200 años de historias complejas. Pero este libro se distancia del resto por su enfoque original. El periodista Fernando González se propuso contar diez fracasos. Son proyectos argentinos inconclusos de los últimos setenta años y con ese punto de partida, pensarnos como país.

libroado

Desde la Argentina atómica de Richter y Perón hasta la economía controlada por un cepo. Desde la triste Noche de los Bastones Largos a la aeroisla menemista. Desde la capital en Viedma al corralito. Anuncios espectaculares, medidas sorprendentes, proyectos extraordinarios. “El país que se ha propuesto los objetivos más nobles, los más necesarios, los más disparatados y los más inalcanzables. Ese es el País Adolescente”, dispara el autor apenas arranca el libro, que por momentos se torna doloroso e insoportable, pero por otros casi gracioso y hasta tierno. Todo lo que puede producir un adolescente, claro. El libro flota suave entre el ensayo y la crónica periodística en primera persona, como cuando el autor se subió de prepo al taxi en el que viajaba Chacho Alvarez, que acababa de renunciar al gobierno de la Alianza y el país se venía abajo.
Dice Mario Diament en el prólogo: “El país que emerge de la rigurosa crónica de Fernando Gonzalez es un relato de horror disfrazado de comedia costumbrista. Es la historia de un gigantesco derroche de recursos, de dinero, de energía, pero por sobre todo, de esperanza. Y si alguna lección resulta de su lectura, es que ha llegado la hora de madurar”.
Hincha fanático de Racing, Fernando González es el actual director del diario El Cronista, fue Prosecretario de Redacción en Clarín (1996-2008) y redactor especial en la revista Noticias, entre otras cosas ligadas al periodismo.

-¿Cuándo se te ocurrió la idea del libro? ¿por qué?
-Empecé a escribir las contratapas de País Adolescente en El Cronista en 2010. Desde entonces pensé que el concepto debía plasmarse en un libro. Ediciones B pensó algo parecido y me propuso escribirlo el año pasado. Nos pusimos de acuerdo rápido. Elegí estas diez historias pero había muchas más. Y a cada una la enlacé con algún testimonio particular y la reflexión de un referente argentino para reforzar la idea de porqué la Argentina no madura e insiste con sus comportamientos colectivos adolescentes.

-De los 10 proyectos delirantes (o frustrados, en realidad) que contás en el libro, cuál te parece que resume la idea del libro? ¿Por qué?
-Hay dos que me atrapan más que los otros. La bomba atómica de Perón, por la magnitud del desafío (la fusión nuclear controlada en laboratorio aún no se consiguió) y por la maquinaria que Perón puso en marcha sin chequear si el ensayo era posible (ciudadanía anticipada, secretaría de estado, presupuesto propio, laboratorio en isla Huemul y medalla peronista) y también por el modo en que se descubrió el fraude.
También me atrapó el traslado de la Capital a Viedma, por la magnitud del proyecto (es absolutamente necesario un polo de desarrollo en el interior del país) y la ingenuidad con la que Alfonsín creyó que podía concretarlo cuando necesitaba 12 años de desarrollo.

Leer Más
15 November 2014

Futuro Inteligente

Les presento la tapa de mi nuevo libro. Fue realizada por el conocido ilustrador Costhanzo, quien resolvió muy bien la difícil misión de resumir todos los temas del libro en un solo lugar: internet de las cosas (IoT), Big Data, impresoras 3D y Ciudades Inteligentes (smart cities).

tapa FUTURO INTELIGENTE final

Este libro es muy especial ya que es el primero que publico de manera independiente, es decir, sin editorial. Si bien mis libros anteriores también se pueden bajar gratis, creo que con este llegó el momento de ir un paso más y romper definitivamente con un intermediario que no solo se queda con el 90 por ciento del precio de venta (dejándole solo el 10% restante al autor que lo escribió) sino que  por motivos muy ajenos a los autores (distribuidores, imprenteros, otros libros, prensa, libreros, etc), sólo tiene trabas burocráticas que impiden que el libro se pueda vender. Por muchos motivos más que no vienen al caso ahora, creo que llegó el momento de lanzarlo de esta manera. A mi manera.

Es por eso que en pocos días estará listo un sitio web para que cualquiera descargue el libro completo y en forma gratuita. Sí, gratis. Me interesa que todos los que quieran leerlo puedan hacerlo. Se podrá bajar para leerlo en tablets (Android y iPad de Apple), celulares, PC y Mac (en PDF), etc. A cambio de nada. Solo les pido que contribuyan con su difusión, para que el libro llegue a la mayor cantidad de gente posible. Algo que, en definitiva, es mucho más importante para mí como autor que recibir unos (muy) pocos pesos de parte de una editorial.

Para los que quieren leerlo en papel, habrá una edición especial de 500 ejemplares que imprimiré por mi cuenta. Para conseguir uno hay que reservarlo vía email. Les aconsejo apurarse porque ya recibí unos 200 pedidos. El libro en papel tiene un valor de $200 (y 2x $300 y 4 x $500).

Leer Más
12 November 2014

Kevin Spacey y el Big Data

¿Ustedes vienen a Las Vegas a las ocho de la mañana para hablar de Big Data y análisis de datos? Están enfermos”, arrancó Kevin Spacey el miércoles, en la última jornada de la conferencia anual IBM Insight 2014 que la empresa organizó en esta ciudad. El famoso actor, productor y director norteamericano fue el invitado estrella que subió al escenario de un estadio repleto para contar su experiencia como productor de la serie House of Cards y el uso de tecnología. ¿Pero qué relación hay entre datos digitales y la serie? Mucha.

Kevin

Cuando Spacey presentó el proyecto de un thriller político en la Casa Blanca fue rechazado por varias productoras de televisión. En cambio, Netflix apostó por la idea y ganó. La decisión se basó en los datos que almacenan y analizan en tiempo real y que generan los más de 40 millones de usuarios abonados al servicio online. Big Data para saber al detalle el comportamiento, los gustos y las preferencias de cada miembro de la audiencia. Netflix puede saber, por ejemplo, qué género prefieren ver los usuarios de una ciudad respecto a otra, según la edad, sexo, etc. O qué actor o actriz buscan las mujeres uruguayas de 40 años. Después pueden cruzar todos esos datos con algoritmos matemáticos. Y así. Miles de variables que luego la empresa usa para detectar tendencias, realizar pronósticos y hacer recomendaciones bien ajustadas a cada usuario. Entonces en el caso de Kevin Spacey, Netflix fue a sus datos y predijo lo que la gente podría querer ver. Sin haber visto ni siquiera el piloto de House of Cards, invirtió 100 millones de dólares para producir los 26 capítulos de las dos temporadas de la serie protagonizada por el ambicioso Frank Underwood. Los datos no se equivocaron: House of Cards fue un éxito rotundo, que ganó tres premios Emmy y logró que los abonados a Netflix aumentaran un 20 por ciento el año pasado. Además quedará en la historia por ser la primera serie en haber sido gestada en base al análisis de Big Data.

“No tengan miedo de abandonar la zona de confort y de agarrar las oportunidades que los análisis de datos les brindan”, dijo Spacey en la charla que duró una hora. Con un gran sentido del humor, el actor hizo un repaso de su carrera para explicar los momentos cruciales de su vida, en donde el riesgo y la audacia fueron fundamentales para su crecimiento como actor profesional.

“En la industria de la TV entramos en la tercera edad de oro. Hay una enorme explosión de creatividad gracias a la velocidad de la tecnología actual. Sin dudas aprendimos la lección que nos dejó la industria de la música. Ahora nuestro desafío es mantener la llama viva de esta revolución en la programación, buscando historias y talentos nuevos”, dijo Spacey, ganador de dos premios Oscar (uno como mejor actor por American Beauty en 1999)

“Netflix analiza a su audiencia, tiene toda la data posible sobre ellos. Cuando les presenté House of Cards, ellos sabían cómo responde específicamente el público a un drama político, al director David Fincher y, afortunadamente, sabían que la gente me conocía a mí. Ellos sabían lo que la gente quiere ver, antes de que lo vea”.

“Ellos confiaron en la historia, en que los actores actúen, los productores produzcan y los directores dirigan y lo más importante: que los guionistas escriban. Nos dieron libertad para contarl a historia de la manera que queríamos contarla. Y lo que este modelo probó es que cuando se confía en los creativos, la cosa funciona”.

sig-data

“Data le permitió a Netflix realizar el cambio y ahora el mundo está siguiendo ese camino que rompe paradigmas. HBO acaba de anunciar hace unos días que para 2015 pondrá sus contenidos online para poder suscribirse por fuera del sistema de cable. HBO! Y también hace unos días CBS anunció que pondrá sus shows más vistos para verlos vía streaming por Internet. Este es el comienzo de la batalla y el ganador será, lo puedo declarar ahora mismo: ustedes”.

Un poco de olfato, otro poco de Big Data. Esa parece ser la fórmula de la industria de la televisión para conquistar el futuro.

House of Cards

Es un thriller político basada en la novela de Lord Dobbs de 1990, dirigido por David Fincher y protagonizado por Kevin Spacey, que también fue el productor de la serie. La serie generó polémica porque desnuda los engranajes privados de la política, los empresarios y los medios de comunicación. Spacey encarna a Frank Underwood, un despiadado y ambicioso congresista estadounidense en Washington y un habilidoso operador político cuyo objetivo máximo es la Casa Blanca. Como guiño, el actor suele romper la llamada “cuarta pared” y en el medio de una escena, mira a los ojos del espectador y le hace algún comentario.

Leer Más
4 November 2014

IBM #ThinkMarketing

Fui convocado por IBM para moderar mañana miércoles 5 de noviembre un “tweetchat” regional sobre el rol del CMO (Chief Marketing Officer) en el mundo digital actual. Ignacio Vaca de Osma (Director de marketing y comunicaciones de IBM) será el orador principal.

¿Te sentís preparado para utilizar Big Data en tu empresa?
¿Cómo puede potenciar tu trabajo Social, Mobile, Cloud, Big Data & Analytics?
¿Qué opinan quienes lideran el cambio?

Te esperamos mañana miércoles 5 de noviembre a las 11 hs. Ingresá en twitter y seguí la conversación en el hashtag #ThinkMarketing

B1mki2bIIAE4oFc.jpg-large

Leer Más
3 November 2014

Los mundos posibles, de Gaby Larralde

Larralde-TapaA (1)-page-001

Los mundos posibles es un estudio acerca de la literatura LGBTTTI para niñxs. La investigación realizada por la periodista y escritora Gabriela Larralde analiza cómo se retratan a las familias homoparentales, a las orientaciones sexuales no heteronormativas y a las distintas identidades de género en la literatura para niños y niñas.
Como ninguna investigación antes, el libro reúne antecedentes a esta literatura, análisis de cuentos contemporáneos, entrevistas a autores y un listado de más de 60 libros que tocan la temática.

Lo recomiendo mucho como una primera piedra para abrir el debate porque es un aporte indispensable para docentes, investigadores, autores y editores pero también para padres y madres interesados en una educación diversa y moderna como reza la contratapa del editor Mariano Blatt. El texto fue en su origen la tesina de grado de Larralde y ahora se convirtió en libro (el sello Título de la editorial Blatt&Rios) que se consigue en las librerías de Buenos Aires.

También se encuentra gratis para leer online en Scrib.

Larralde-TapaA (1)-page-001 (1)

Leer Más
25 October 2014

Nuevo libro: Futuro Inteligente

Big-Data-1

En noviembre publicaré mi nuevo (el cuarto!) libro: Futuro Inteligente. Trata sobre el mundo que viene: la Internet de las cosas, Ciudades inteligentes, Big Data, impresoras 3D, la nube, etc. Es una investigación de un año, recorrí muchos lugares del mundo, entrevisté a más de 25 personas de diferentes empresas y proyectos, recolecté mucha información. Estoy muy contento con el resultado final.

Una buena noticia: el libro estará disponible para bajar GRATIS y completo desde un sitio web para leerlo en tablets (iPad y Kindle) y celulares.

Pero además se imprimirán solo 500 ejemplares para todos los que prefieran leerlo “a la vieja usanza”, en papel. Se trata de una edición independiente, es decir, sin editorial. Por eso el libro en formato papel NO estará a la venta en librerías.

Es una apuesta. Un enorme desafío. Estoy convencido de que ahora se pueden generar nuevos modelos de negocios. Puntualmente con este rubro, publicar de otra manera, sin necesidad de entrar en el negocio editorial tradicional que, en mi opinión, no beneficia al autor.

Es por eso que necesito su ayuda. ¿De qué manera? Muy simple: comprando el libro. Pueden reservar desde ahora sus ejemplares:

1 libro ($200)
2 libros ($300)
4 libros ($500)

El envío corre por mi cuenta dentro de Capital Federal. Se los haré llegar una vez que estén impresos, durante la segunda mitad de noviembre.

Con lo que recaude se cubrirán los costos de diseño e impresión del libro,
el sitio web, la tapa, las fotos de solapa, los costos del papel, etc.

¡Hagan sus pedidos que se agota!

Muchas gracias!

Leer Más
24 October 2014

Todos somos stalkers

La curiosidad mató al gato, pero mantiene vivo al usuario de las redes sociales. Porque si algo trajo la explosión de la llamada Web 2.0 es el fisgoneo virtual. Con un par de clicks o desde nuestros smartphones podemos saber donde están los demás, qué están haciendo, con quién,
qué comen habitualmente, la ropa que usan, los tragos que toman, el nuevo corte de pelo. En fin, todo lo que quieren que veamos. Y de gente que jamás vimos! Podemos saber el día a día y el minuto a minuto, de personas que tal vez no veamos nunca.
Todo está ahí a la vista. Si Andy Warhol viviera, hoy invertiría su famosa frase: “En el futuro, todos vamos a tener nuestros 15 minutos de anonimato”.

La-ventana-indiscreta-una-película-cultural-e-histórica

Creo que todos somos stalkers. Y potenciales víctimas. La diferencia está en el grado. Pero diferenciemos. En realidad stalker, palabra anglosajona, significa acechar y describe un cuadro patológico de quienes acosan obsesivamente a sus víctimas. Primero espían pero después pasan a la acción física como perseguir por la calle, llamadas por teléfono,
envío de cartas, regalos, amenazas en público y privadas, etc.
Sin llegar tan lejos, asumamos que nos gusta espiar al otro en las redes. Saber de la intimidad ajena, a dónde se fue de vacaciones el vecino, el amigo del amigo del amigo, esa chica que nos gusta, ese que no nos da bola. El chisme no es algo propio de esta época digital, por supuesto. Es horrible pero viene de hace muchos años. Muchos! Infinidad de películas (un clásico imperdible: La ventana indiscreta, del gran Hitchcock), series, libros y obras de teatro tocaron el tema de la intimidad y el morbo que genera en el otro. Lo que ocurre es que ahora con Internet todo se potencia y los actuales stalkers trabajan muy rápido, a la velocidad de la banda ancha, y disparan clicks atrincherados detrás de las muros de las redes sociales.

welcome-stalker

Es veneno para un stalker darse cuenta de que la persona a espiar tiene el candadito en twitter o cierra su perfil de Instagram para que solo puedan ver las fotos quien esté autorizado. Por eso pensemos dos o tres veces antes de subir una foto, una frase o un video, si realmente queremos que TODO el mundo pueda ver eso. Podemos ahorrarnos un dolor de cabeza en el futuro porque ya saben que lo que se sube a la web, lo que se comparte con algún amigo vía email, no se borra nunca más.

Y cierro con una frase que alguien me puso en twitter: “No soy tan stalker como pusiste en tu diario íntimo”.

Leer Más