20 September 2006

La Patagonia vendida

Gonzalo Sánchez tiene 29 años y es periodista. Trabaja en la revista Noticias, donde escribe de política e información general. Fanático de la Patagonia, viajó al sur más de diez veces en los últimos años para investigar cómo, cuándo y porqué más de media docena de millonarios extranjeros (Ted Turner y Benetton, entre ellos) se quedaron con cientos de miles de hectáreas de tierras, lagos y montañas de postales. Lo que sigue es una charla con Sánchez, que acaba de publicar el libro La Patagonia vendida (Ed. Marea), donde cuenta todo lo que descubrió en el sur.

-¿Cómo y cuando se te ocurrió el libro?
-Hace dos años y medio, cuando la Justicia de Chubut falló a favor de Benetton en un conflicto por la tierra con una familia mapuche, descubrí que el fenómeno de extranjerización de la Patagonia era cada vez más agudo y que así como Benetton se había convertido en el terrateniente más grande de la Argentina, otros hombres, todos multimillonarios, se habían instalando en el sur del mundo. Perseguían distintos objetivos, pero a todos los fascinaba lo mismo: instalarse en un lugar único por sus bellezas naturales y por sus recursos, comprar tierra maravillosa a un costo bajísimo y sentirse el primer hombre en una región prácticamente despoblada, donde está todo por hacer.

-¿Qué plantea el libro? ¿Qué intenta reflejar, contar, mostrar?
-La idea inicial era contar quiénes son estos hombres, qué compraron en el sur del país y cómo lo hicieron. Quiénes fueron sus intermediarios, cómo conocieron la Patagonia y cuáles son sus planes. Pero me propuse contarlo como una gran crónica de viajes. Porque de movida, el plan fue ir a cada una de las tranqueras de estos nuevos terratenientes. Creo que funcionó.

-¿Cúál de todos los magnates que entrevistaste te cayó mejor? ¿Porqué?
-Douglas Tompkins. Es seguidor de un movimiento llamado Ecología Profunda y sus proyectos en la zona tienen que ver con la nacionalización de tierras y no con la extranjerización, como se cree. El hombre compra tierras para conservar. Y no son sólo palabras. En Chile hizo una donación importante, de casi 700 mil hectáreas. Y en Santa Cruz también: donó las 60 mil hectáreas que forman el Parque Nacional Monte León, el único sobre la costa continental argentina. Es un personaje riquísimo para narrar y también polémico.

-A pesar de sus diferencias, ¿existe un denominador común en ellos?
Sí, dos: sus fortunas, todas siderales, y la misma fascinación por las bellezas patagónicas.

-¿Cuál fue el mejor momento de la investigación? ¿Porqué?
-Cada vez que me subí a un micro para ir en busca de uno de estos tipos, sentí que entraba en otra sintonía. En una forma de hacer periodismo de campo que ya no se hace: el cronista que viaja para contar. Lejos, un día Lewis me pidió que lo esperara a las doce del mediodía en la tranquera de su campo, en El Bolsón, y ahí fui. Estaba esperando en el medio de la Patagonia y de repente apareció Lewis en su helicóptero Bell. Increíble. Bajó, me hizo subir y volamos hasta su mansión a orillas del lago Escondido.

-Después de varios años investigando, ¿Qué conclusión te dejó el libro? ¿Qué es hoy la Patagonia?
-Lo que digo en la primera línea: “La Patagonia es argentina sólo por casualidad”. Durante muchísimos años, los gobiernos locales le dieron la espalda, mientras viajeros llegados de todo el mundo se asentaban para poblarla. Así pasó en Tierra del Fuego, en Santa Cruz, en Chubut. Los primeros hombres fueron salesianos llevando la cruz, ingleses decididos a gobernar el comercio marítimo, daneses, galeses, polacos y chilenos. Los argentinos comenzaron a poblarla mucho tiempo después. Y ahora pasa algo parecido. Quienes pusieron rumbo sur, son los hombres más ricos de la tierra y pareciera como que los argentinos, otra vez, nos acordamos tarde. La Patagonia, más allá de esto, es increíble y fabulosa y creo que se puede coexistir plenamente con los nuevos vecinos.

-¿Podemos decir aún que la Patagonia es “nuestra”?
-Sí, claro. En lo formal sí.

-Hoy el conflicto pasa, por un lado, por los intentos de cortar los alambres por parte del impresentable D´elía y por el otro, las denuncias alarmistas de Carrió (“vienen por el agua”). ¿En dónde podemos situarnos frente a la cuestión de las tierras, los recursos naturales, etc?
-Creo que los argentinos somos especialistas en inventar paranoias. Y que hay mucha información tendenciosa alrededor del tema. Nadie está envasando agua mineral y por otro lado, el acuífero guaraní llega hasta la Pampa Bonaerense. Quiero decir, no sólo Tompkins está encima de esa resrva de agua. También vos y yo en este momento estamos encima del acuífero. No creo que expropiar sea una solución. Creo la discusión recién empieza. Yo inicié está investigación cargado de prejuicios, creía que venían por todo y después descubrí que hay matices intermedios que describen otra historia.

Link:
Capítulo gratis (en PDF)
Especial Perfil.com

Leer Más

29 thoughts on “La Patagonia vendida

  1. sola soledad

    Naci en Chubut, amo con todo mi corazon al sur y a mi país y me da mucha tristeza que haya tanta gente de aca que no lo valore… y que haya tantas tierras compradas a las que no se tiene acceso. basta de contaminar esos paraisos, basta de regalar nuestras tierras…
    solo son sentimientos, no quiero que como siempre critiquen y critiquen los comentarios…gracias. pd. Vieron Bialet Masse, un siglo despues?? el documental??…esta muy bueno y refierre a estos temas, lo recoomiendo
    Muy buena seleccion de la info en el blog. besos

  2. Hernán Puase

    gonzalo,
    quería saber qué opinión tenés de beneton. quiere las tierras o vino a comprar para criar ovejas para las lanas de sus productos? no logro sacarle la ficha al tipo.

    muy bueno el libro. apenas pueda lo compro. ya me bajé el capítulo y te sigo desde que me enteré que lo estabas por publicar. un abrazo desde córdoba.

  3. Anonymous

    Sánchez comete un clásico error porteño: habla del sur, de la patagonia, pero solo se refiere en el libro a la parte cordillerana de la region, que es un parte menor. Del pedazo más grande, que es desierto, plantaciones frutales, campos petroliferos, nada y eso que tambien hay capitales extranjeros en cantidad ahí y son tierras ricas que podrían explotarse si hubiese capital. Además su libro incluye muchos refritos de notas hechas en Noticias, lo cual no está mal de por sí pero por lo menos los podría haber actualizado como por ejemplo cuando dice que Julio Acavallo es diputado y el tipo dejo de ser diputado el año pasado, antes de que terminara el libro.

  4. matias

    este texto en una editorial que salió en la tapa del diario facho que tenemos en bahia blanca La Nueva Provincia el miércoles 13 de septiembre. espero comentarios. aunque no los firma los escribe Massot desde buenos aires.

    EDITORIAL

    Iglesia y campo
    La Iglesia Católica confunde el buen o mal uso de la tierra con la nacionalidad de sus propietarios, en un país como el nuestro donde el dinamismo fue inyectado por inmigrantes extranjeros, antes que por los pueblos originarios. Nos referimos al informe de la llamada pastoral indígena cuyas conclusiones seguramente utilizará Luis D’Elía, sin que la propia Iglesia así lo deseara.
    Tomemos el caso de Luciano Benetton. Compró tierras al por mayor en la Patagonia, las puso en valor y obtiene de ellas una ingente cosecha anual de lana para sus talleres en Italia, dándole trabajo a mucha gente, incluidos los mapuches que, de manera ilegítima, reclaman esas tierras. Como los Benetton hay muchos extranjeros que han adquirido estancias en la Argentina para trabajarlas sin dañar a nadie ni poner en peligro la seguridad nacional.
    La Iglesia debería ser algo más seria en algunas de sus apreciaciones sobre temas que, además, no le competen.

  5. julio

    me encanta La Nueva Provincia. Los bahienses se lo merecen: andan con Lacoste y su ídolo es Ginóbili.

  6. matias

    no conocés a muchos bahienses julio. no generalices. y además esas editoriales las escribe massot desde porteñolandia donde se pasea por todos los programas de cable. espero que nunca lo manden de vuelta

  7. Esteban

    muy bueno el libro Sanchez!!!!! esta bueno enterarse un poco mas sobre nuestra querida Patagonia……..

  8. Lucas

    La verdad que me empeze a interesar del tema en la revista noticias, cuando sacabas notas referidas a estos tipos que se han comprado todo. me parece que lo que ellos hacen no esta mal, en todo caso tenemos que buscar a aquellos que permitieron la venta de tierras provocando el NO acceso a lagos y demas.
    Muy buena investigacion Gonzalo!!!!!!!

  9. Anonymous

    Leí el libro en un día, es bastante interesante y se lee rápido. Sin embargo hay ciertas muletillas que se repiten cada tanto (la patagonia es argentina de casualidad), que parecerían querer convencer al lector para arribar a las mismas conclusiones que el autor.
    Me parecieron muy buenas las entrevitas a propietarios y sus relatos. Desde el punto de vista histórico no profundiza demasiado, lo que le resta valor como trabajo de investigación, creo que hay mucho para estudiar sobre el tema de los mapuches y sus reivindicaciones historicas, ya que como se menciona en el libro algunas veces, los pueblos originarios de la zona, son los tehuelches. Creo que ese es un punto muy interesante a analizar, ya que cada vez hay mas conflictos entre aborigenes-estado-privados.
    Otra cosa que me llamó la atención, fué en las ultimas páginas del libro, los textos son similares (un poco recortados) de un informe de la legislatura de chubut, realizado por 2 diputados en el año 2002. Es facil sabés que los textos salieron de ahí, no solo porque son similares, sino que además repiten los errores en los apellidos.
    En mi opinión, el libro resulta equilibrado, supongo que por razones de marketing el título es mas fuerte.

    Al margen de eso, te felicito Gonzalo porque el libro está bueno y es entretenido,
    Saludos

  10. sandra

    hola!!! soy de neuquen ,me gusto mucho el libro excelente y lamentable es la realidad,que podemos hacer al respecto.????..y……
    muy buen trabajo

  11. veronika

    Hola Gonzalo ! Al final es verdad lo de tu libro !! Soy veronika tu vecina del abasto..Felicidades nuevamente ya lei todos los comentarios ..solo me queda comprarlo y leerlo!!
    veronikageraige@gmail.com

  12. Pingback: Dos libros at eBlog

  13. JP

    La elite argentina es muy piola y la izquierda y el nacionalismo les sirven para hacer su juegito sucio. Los que mas estan en contra de los Tompkins o otros propietarios extranjeros o ‘progrsistas’ son los tradicionales duenios que en 100 anios nunca hicieron nada por los pobladores locales y solo se ocuparon de scara la mayor cantidad de plata posible, lo mas rapido posible sin importarles mucho el medio ambiente ni los ‘argentinos’ del lugar. Tompkins propuso conservar bosque nativo, pagar mejor a los pobladores, construir una escuela… todas cosas que son una amenaza para los ricos argentinos que solo les importa sacra la mayor cantidad de dinero a corto plazo. Los Blaquier no hicieron nunca nada por los lugareños y si entrabas a sus tierras te mataban pero nunca se armo nada en su contra. somos muy bizcos aca y envez de mirar a lo que realmente pasa nos deleitamos con chivitos expiatorios, es triste por que a la larga los que sufrimos sonmos nosotros y nuestros hijos y nietos. Argentinos, si queremos criticar, pongamosnos a ver por que el nahuel huapi y el lacar estan tan contaminados! por que hay basurales insoportables en la patagonia, por que se estan habilitando barrios cerrados o countries (donde viviran argentinos) en zonas donde no se deberia haber habilitado, etc. Pero los que son responsables seguramente no pueden creer su suerte de que la gente y los medios y los politicos se ocupan de los pocos ‘extranjeros’ y a ellos los dejan ganar guita a corto plazo, total, despues que se pudran.

  14. Luciano

    No me inspira confianza ninguna persona que compre tierra en cantidades inimaginables y que ponga como pretexto que las compra “para pescar truchas” o alguna otra mentira, y que no de acceso libre a los lugares, es totalmente inaudito, cerrar el paso a un lago. La tierra es nuestra, o en todo caso, de los indígenas, pero de extrangeros no. Andá a querer comprar tierras en eeuu o inglaterra o cualquier otro país del emisferio norte, te sacan a patadas. Mi opinión sobre estos magnates es que son unos neo-conquistadores de porquería y hay que frenarlos como sea. Y peores son los políticos que lo permiten, y peores somos los que elejimos a esos políticos y que leemos estos temas y no hacemos nada. Entonces digo: hasta aca estoy, leí, lo que pasa no me gusta, y no quiero el futuro que se proyecta hoy en día. Lhora la pregunta es ¿que puedo hacer? Y cuando digo eso me refiero a algo en serio, a plantear posibles soluciones y ponerlas en práctica, haciéndole frente a los obstáculos que surjan. No quiero esto para mis hijos. Si alguien sabe de alguna organización que actúe sobre este tema, por favor quisiera participar cuanto antes. Mi mail es lucho4lc@hotmail.com Saludos!

  15. JP

    Luciano creo que tu primera oracion es una buena descripcion de nuestra sociedad. Nadie confia en nadie y todos pensamos que la otra gente tiene otros motivos, que nadie puede realmente quere hacer algo por el bien de todos. Es por esa falta de confianza en que otra gente que es tan dificil hacer cosas en nuestro pais. Te equivocas en cuanto a lo de comprar tierras en otros paises, compra el que quiera (y muchas veces se ha convertido en problema cuando los ricos rusos o chinos por ejemplo compran tantas 2das casas en inglaterra que le suben el valor y los del lugar no pueden costearse sus propios terrenos). Y vuelvo a decir, la elite argentina nunca ha hecho nada por la gente que vivia en sus tierras o alrededores y ahora no les gusta que les hagan quedar mal o les arruinen los negocios!

  16. Luciano Maggio

    El problema no es que alguien, extranjero o no, compre tierras. Si lo fuera, la discusión debería pasar por otros carriles. Pero subidos a este, la cuestión -creo- debe ser otra: las condiciones que se ofrecen a los compradores para que se transformen en dueños y señores de sus feudos. No creo que esté mal comprar, si está permitido (como dije antes, en otro foro podríamos discutir ese tema). El problema son las concesiones y lo que se entrega a cambio del dinero que se inyecta al lugar. También lo son los precios ínfimos que muchas veces se pagan por tierras que se rematan entre los políticos y amigos de los políticos que tienen el control del medio ambiente y el turismo. Pasa en muchos lugares de la Patagonia. En Neuquén, por ejemplo, muchos perdemos el tiempo mirando a los extranjeros, mientras que en la cocina de la provincia se compran, venden y regalan tierras de pobladores estafados por la conducción política. Les prometen, les esrituran y les quitan todo. Esa gente, estoy seguro, es mucho más peligrosa que los extranjeros.
    El tema de los compradores foráneos se puede solucionar si las reglas fueran claras y si se exigiera su cumplimiento: los caminos cerrados, las costas de los lagos cercadas, el agua a las bellezas naturales a disposición de todos…eso se arregla con decisiones políticas. El problema es que los que tienen que tomarlas, repito, son peores que los extranjeros…Y no soy conspirativo.
    saludos a todos. intentaré conseguir el libro
    Luciano, desde Neuquén

  17. Emma

    Yo vivo en El Bolsón hace 20 años, en un paraje que se llama Mallín Ahogado (citado en el libro por el tema Aeropuerto Lewis), y uno no está tan al tanto de las cosas que se escuchan o se ven en Buenos de La Patagonia en general, pero en este libro por lo menos en la parte que habla de nuestro “vecino Lewis”, todo los datos vertidos coinciden con lo que realmente sucede. Gonzalo,ademas de ser o tener un muy buen equipo de investigación, es muy buen narrador, la reseña de lo que fue el viaje a Corrientes (Tompkins) es hermosa como todos los relatos de los viajes y muy real, es así como lo cuenta.
    Muy bueno el libro y estaría buenísimo que en las escuelas lo recomienden como una lectura para los niños y jóvenes, en éstos , como en otros temas la cuestión pasa por tomar conciencia de la realidad .
    Felicitaciones y gracias por informar.

    PD: el libro me lo regaló un turista italiano que estubo este verano en mi casa.

  18. andres

    Acabo de leer el primer capítulo del libro, sobre Lewis. Me sorprendió encontrar un relato equilibrado, sin adjetivos grandilocuentes en contra o a favor de las ventas a extranjeros. Eso solo le da seriedad, y además es entretenido. Lo que sí está claro es que la patagonia está vendida desde hace mucho, antes de ser de Lewis, Benetton o quien sea también tenía dueños y nadie se rasgaba las vestiduras. En fin…
    Saludos,
    Andrés

  19. Marcela

    Hola Gonzalo! Ayer te vi en la investigacion del programa de tv de America y me parecio muy interesante y te felicito, me alegro haberte visto y trasladarme a la epoca de la escuela primaria a la que fuimos juntos.
    Soy Marcela Rodriguez de Burzaco

  20. mariilin

    yhop keria saber sii podian bajar todo el libro para descargarlo a la kompu…bez0z para t0d0z l0s ke ziguen el libr0 ezta muii buen0….

  21. alfredo radeglia

    gonzalo sr periodista lo felicito por el trabajo de investigacion realizado por usted

  22. maria

    hola, que tal!!!
    queria comentar que en mi escuela estamos haciendo un proyecto en un amateria sobre las tierras argentinas en manos foraneas, nos encantaria poder contactarnos con gonzalo sanchez para poder hacerle un apocas preguntas, pero, no se como contactarlo, si me ayudan se los agradeceria yo y todo el curso!!gracias1!

  23. gabriel

    Te felicito gonzalo por el libro, Soy de Burzaco y en algun momento tuve la posibilidad de compartir campamentos a bariloche.Con la A.c.a

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>