16 December 2010

La niña guerrera


Laura Ramos, autora de la ya mítica columna del Sí de Clarín “Buenos Aires me mata” acaba de puclibar uno de esos libros que uno lee sin freno. La Niña Guerrera cuenta las historias de vida de once mujeres jóvenes lesbianas y bisexuales de diferentes partes del mundo. Algunos personajes conservan sus nombres verdaderos, como Beatriz Gimeno, Albertina Carri, Marta Dillon, Lisa Kerner, Ntombifuthi Bhagwhati, o sus nombres literarios, como Dalia Rosetti.
Los relatos van desde la niñez y pubertad pasando por los primeros encuentros lésbicos, la salida del placard, las novias, parejas y hasta hijos. Como el caso de Marta Dillon y Albertina Carri que decidieron mediante una inseminación casera ser madres hace dos años. Una de las historias más interesantes que cuenta el libro es la de ellas y en especial la de la periodista y escritora Marta Dillon. Laura Ramos nos cuenta la infancia de esta niña guerrera que creció con una madre militante en plena dictadura. “¿Para qué venimos a la iglesia si cuando tomemos el poder Kela va a incendiarla?” le preguntó un día.
Entre compañeros que se escondían de los militares, Marta se crió y en su agenda de niñez podían figurar cuestiones varias como la vida de un compañero. “Quiero hablar con vos – le dijo su mamá una noche- ¿Te parece que guardemos a un compañero que viene huyendo de Tucumán?”. En su casa vivían varios camaradas prófugos y a Marta no se le ocurría la posibilidad de negarse.  Pero la dictadura se fue endureciendo cada vez más y tuvieron que cambiar de casa varias veces, huyendo con lo puesto. Al otro día a Marta en el colegio la retaban por no tener el uniforme completo o por llegar tarde. Hasta que en la madrugada del 28 de octubre de 1976, como parte de un operativo, un grupo de tareas se llevó a su madre. A partir de esa noche, sentada en la cocina de la casa de la que sería su madrastra, comprendió que nada quedaba del mundo que había conocido hasta entonces.
Nunca más supo de ella, hasta que hace unas semanas, el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó sus restos. Al enterarse, Marta escribió esta emotiva columna para Página/12. El libro lleva el nombre de esta niña que pareciera haber pasado por varias vidas en una, estuvo pupila en Suiza a los trece años, fue madre a los diecinueve, fue adicta, se recuperó, a los veinte años contrajo VIH y empezó a escribir sus columnas sobre su experiencia con VIH para P/12.

El último capítulo del libro cuenta la historia de amor entre Marta Dillon y la directora de cine Albertina Carri, la niña gaucha. Cómo se conocieron, se enamoraron y cómo decidieron ser madres juntas mediante una inseminación artificial casera que dejó a Albertina embarazada de Furio, que ya tiene dos años.
Podemos decir que si bien el libro llega hasta acá, la historia de La Niña Guerrera se sigue escribiendo, Marta y Albertina se casaron este año cuando se aprobó la Ley de matrimonio igualitario. El resto de las niñas bravas siguen amando y construyendo sus vidas… de a poquito y muy de golpe.

El libro se plantó de lleno en la Web, con banners (como en este blog) y fuerte presencia en plataformas 2.0:
Facebook: www.facebook.com/laniniaguerrera La Niña Guerrera
Twitter: @laninaguerrera
Blog: www.laninaguerrera.blogspot.com
Web de la escritora: http://www.lauraramosescritora.com/
Web libro: http://www.lauraramosescritora.com/la_nina_guerrera.html

Leer Más

2 thoughts on “La niña guerrera

  1. Pepe

    Que lo parió, la columna que escribió en página 12 que menciona Lalo (“Marta escribió esta emotiva columna para Página/12”) me hizo llorar.
    Cómo debe haber sufrido de niña.

  2. Pingback: Beatriz Gimeno en “La niña guerrera” « Beatriz Gimeno

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *