Tag Archives: facebook

1 May 2017

El valor del instante

(publicado en El Cronista el 29 de abril de 2017)

Captura de pantalla 2017-01-27 a las 8.54.17 a.m. (2)Compartimos más vídeos y fotos que texto” dijo Mark Zuckerberg la semana pasada en San Francisco al inaugurar su propio evento, el F8. Tiene razón: hoy los adolescentes se comunican a través de videos, fotos, memes, emojis, garabatos, filtros y audios. Por eso tanto Instagram, WhatsApp (ambas apps son propiedad de facebook) y Snapchat se encuentran en una frenética batalla para adueñarse de los instantes de millones de personas, sobre todo de los más jóvenes.

La clave es compartir desde el celular quién sos, qué estás haciendo, dónde estás ahora. Hoy manda el momento en tiempo real. Eso que alguna vez mucha gente -me incluyo- creyó que sería Twitter cuando apareció hace una década.

Los adolescentes no cambiaron. Cambiaron los medios. Si en los 80 nos pasábamos horas hablando por teléfono con nuestros amigos, ahora ellos se comunican a través de alguna app. En definitiva es el mismo objetivo: encontrar la manera de pasar tiempo afuera de casa mientras están atrapados entre los adultos de la familia. Eso entendió bien Evan Spiegel, el fundador de Snapchat. Cuando lanzó la app, a fines de 2011, los adultos creyeron que se trataba de una herramienta más para el intercambio de imágenes porno (porque después de unos segundos los archivos se borran del celular del destinatario). Se equivocaron. Spiegel entendió que los adolescentes buscaban una nueva forma de expresión. “En Snapchat podés ser vos mismo sin tener unas vacaciones de lujo o estar de buen aspecto todo el tiempo. Ser real. No todo es el mundo cool e ideal que proponen los usuarios en instagram. La gente está pasando de la selfie en pose a un mundo más auténtico y de autoconciencia”, dijo hace poco en un reportaje en la revista Time.

Así nació entre los chicos Finstagram, un concepto que viene de ?Fake Instagram? (?Instagram falso?) y que consiste en tener una segunda cuenta en esa red social donde suben fotos ?reales?, feas y ridículas sin poses ni filtros especiales. Estas cuentas son cerradas y secretas, bajo un seudónimo y solo conocida por unos pocos amigos íntimos, bien lejos de la mirada adulta. Hasta la modelo Kate Moss confesó tener una ?finsta?, dedicada solo a su círculo exclusivo y de confianza.

Hace años que Facebook intenta hacerse fuerte en este nicho del tiempo real compartido. Para eso lanzó Poke en 2012 y Slingshot en 2014. Fracasó en ambas. Pero el dinero no es problema. El año pasado facturó 27 mil millones de dólares gracias a la publicidad. Es decir, puede fracasar cuantas veces quiera.

Zuckerberg le quiso comprar Snapchat a Spiegel. Fue rechazado. ¿Ah sí? Entonces gastó u$u 1000 millones en 2012 para quedarse con Instagram, que en ese entonces tenía menos de dos años y veinte empleados. Pese a las críticas por la alta cifra, el tiempo parece que le dio la razón. Instagram ya acumula más de 700 millones de usuarios (100 en los últimos tres meses) y en los últimos dos años duplicó su crecimiento. El éxito lo encontró, al fin, en agosto del año pasado cuando la app lanzó Stories. Lo acusaron de plagio, pero en la industria tecnológica nadie puede tirar la primera piedra. La nueva función Stories (ya lo usan un tercio de los usuarios) puede ser la razón del lento crecimiento que tuvo Snapchat en el último trimestre del 2016 y durante lo que va de este año.

Está claro que cada vez más los adolescentes y jóvenes (18-34) prefieren Instagram y Snapchat a Facebook, que va quedando viejo. Ellos no quieren compartir un espacio plagado de fotos de sus padres, tíos y abuelos. A pesar de los esfuerzos de su fundador por ir hacia los videos 360 y el VR (por ahora sin mucho éxito), el uso de la red social cae en los EE.UU. (el 85% de su tráfico actual llega de otros países). Entre los más jóvenes, ya le gana Pinterest y Linkedin en porcentaje de uso.

Las empresas de tecnología se preparan para el futuro porque algo saben muy bien: los chicos crecen.

Leer Más
23 January 2017

Un salvavidas en el medio del mar

elmundocambia

Hace una década y poco más, la idea del periodismo ciudadano resultaba atractiva: yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos íbamos a poder tener un medio de comunicación propio capaz de producir contenidos con un dispositivo cada vez más barato (una notebook, un celular, una tablet) y desde ahí transmitir información las 24 de los siete a la web. “We the media” era uno de los libros de un fulano llamado Dan Gillmor que lideraba esta idea. Bueno, eso pasó. Ahora todos podemos ser un medio de comunicación rodante que desde cualquier lugar y momento, publicamos y repartimos en redes sociales, blogs, apps y whatsapp todo lo que se nos antoja. Pero lo que muy poquitos advirtieron fue que, si eso pasaba, iban a ocurrir al menos dos cosas:

1) los grandes medios llamados tradicionales dejarían de tener su peso, su influencia y, en los peores casos, su credibilidad.
2) Las redes sociales como Facebook iban a quedarse con todo ese peso y toda esa influencia y toda esa credibilidad que los grandes medios iban perdiendo por el camino.

Los puntos 1 y 2 se cumplieron a toda velocidad. Como un tsunami.

Tras ignorar una docena de advertencias de todo tipo por parte de medios y ONGs, ahora Google y Facebook se unieron para anunciar juntos que le pondrán trabas a los sitios que publiquen noticias falsas (fake news) y controlarán más la viralización de ese tipo de información.
Google cortará el hilo por donde más conoce: la publicidad. El buscador restringirá los avisos publicitarios en los sitios que “falsifiquen o malinterpreten y oculten” información. Habrá que ver cómo se las arreglarán en Google para definir los límites con los cuales se juzgarán ese tipo de noticias. Hasta el momento no dieron a conocer tales detalles, pero la sola idea de un control de información es muy peligrosa. ¿Tendrá idea Google donde se mete?

La gota que rebalsó el vaso de su papelón fue el día anterior a las elecciones en los Estados Unidos cuando en el primer resultado en inglés de Google si uno buscaba los números finales de las encuestas, aparecía (¡durante varias horas!) el sitio de noticias falsas (pero muy graciosas) “70 News”. Los números eran cualquier cosa menos verdaderos. Daban ganador a Donald Trump por amplio margen.

trump-11q

Facebook -la fuente principal de información de los estadounidenses- también está en el centro de las críticas. En la red social permitieron, durante toda la campaña, la proliferación de noticias tan falsas como insólitas. Una de ellas era que el Papa Francisco apoyaba a Trump. La mentira fue viral: cosechó miles de likes, comentarios y compartidos. Zuckerberg, siempre rápido para salir a defender a su empresa, dijo que era una locura pensar que la circulación de este tipo de contenido basura podía influir en el resultado de una elección. Y preguntó por qué pensaban que la red social podía publicar información falsa de un candidato pero no sobre otro. Cuando aclarar, oscurece.

El desconcierto es total. El mundo exige explicaciones sobre por qué ganó Trump y los medios señalan a los medios que se equivocaron en apostar por una victoria demócrata segura. Y ahora señalan a los encuestadores de opinión y también a las redes sociales, a los buscadores y a mi tía Daniela. Lo cierto es que todos quedaron mal parados, desprotegidos, descolocados, sin poder entender. O como se dice en mi país, con el culo al norte.

314131_288361

Ya resulta agotador. Hace tiempo que está de moda vaticinar algún tipo de fin. Del trabajo, de los autos, de los hoteles, de los blogs, de la historia, de las PC, de la TV por cable, de los libros de papel, de los cines y de los taxis. También se habla mucho, por supuesto, del fin de los medios y, ya que estamos, de los periodistas. Se asegura sin ponerse colorado que el periodismo puede ser reemplazado por algoritmos, por robots, por códigos, por fórmulas matemáticas, por caballos y por cualquier cosa que sea más barata y más rápida para armar y publicar una noticia que lo que tarda un reportero de carne, piel y huesos.
El periodismo está en su peor momento. Los medios no le encuentran la vuelta al negocio, los periodistas cada vez tienen menos trabajo y hace horas nada más, Donald Trump, recién electo presidente, se refirió a los periodistas como malas personas, mierdas, peores que las putas. La verdad ya no importa, los periodistas no hacen falta. Los grandes medios ya no influyen.

Sin dudas, hubo tiempos de mejor prestigio.

Pero quedan esperanzas. Todos los intentos de robotizar las noticias (incluído uno de Facebook a principios de 2016) resultaron un fracaso y un papelón.

Pero en lo personal estoy cada vez más convencido de que es ahora, en estos momentos de desconciertos mundiales y de todos los colores, de crisis infinitas a todo nivel, de vaciamiento de las ideas y de la verdad, es ahora en que el mundo necesita de más y más periodistas. Más y más medios. Más y mejor información. Mucha más gente capaz de informar como corresponde. Periodistas que hagan su trabajo con las reglas más básicas de este tan querido y desprestigiado oficio: averiguar, preguntar, ver y contarlo de la mejor forma posible.

Será aferrarnos a eso como un salvavidas en el medio del mar.
O no será nada.

Leer Más
20 November 2014

¡Chau tercerclick!

La aventura de tercerclick, la agencia de comunicación y social media que formamos con Sebas Almada hace ocho años, llegó a su fin. Es tanto lo que aprendí y me llevo que me cuesta ponerlo en palabras, pero haré el intento.

Empiezo por el trabajo que hicimos. No me importa si queda poco modesto decirlo, pero lo hago porque creo que es importante resaltarlo para que se sepa porque es justo y para que quede registrado por si alguna vez alguien quiere repasar los orígenes de la comunicación digital en nuestro país.
En tercerclick fuimos pioneros en llevar a las marcas de productos y servicios a los blogs, las redes sociales y otras plataformas digitales. Fuimos los primeros en poner banners de publicidad en blogs, cuando allá por 2007 empezaban a tener cada vez más audiencia y a cambiar la manera de leer y compartir información en la web. Las empresas no sabían ni que era un blog! pero nosotros se los vendimos.

logo_tercerclick_interact

Apostamos a muchos blogs con contenidos de calidad. Sería imposible nombrarlos a todos porque habremos trabajado con más de 70 blogs, pero me vienen a la mente Sicrono de Nico, Conz, Son Cosas Mías (de Capitán intriga), La Propaladora, de Vani Berghella, Que la pases lindo, de Milton, el blog de Fabio, Bestiaria (de Caro Aguirre, hoy guionista exitosa de Guapas), el blog de Rugby de Jorge Búsico, Amo la moda, DotPod de Fede, los de Mati Dutto, el de Juampi Sueiro, La Redó, TicEspor de Javier, Dame Pelota de Pablito, el de Ceci Saia, el blog de viajes, de Jorge Gobbi, Denker Uber, de Mariano, el blog de Dani Hacker, el de Candelaria, Viajo como el orto, este, el mío eBlog y tantos otros. Perdón si me olvido de alguno. Con cada uno de ellos hicimos de todo. Los cruzamos para que algunos escriban en blogs de otros (Pepsi), escribieron en blogs hechos para marcas (Lays), lanzamos todo tipo de productos, viralizamos videos (algunos imposibles!), convencimos a las marcas de incorporar a los bloggers a eventos destinados solo a prensa tradicional y hasta los hicimos protagonizar avisos de TV solo para banners! (Chevrolet). Y, aunque parezca increíble, los hicimos correr un 10K de Nike!!

Convencimos a las marcas a que apuesten por una manera diferente de llegar a audiencias nuevas que cada vez más se alejaban de los medios tradicionales. Hoy, ocho años después, confirmamos que no estábamos equivocados.

tercer

Después saltamos a YouTube y a Facebook, donde habremos desarrollado y mantenido día a día unas 50 fanpages, desde MTVLA y Tea Connection, hasta Mc Donalds para cinco países de la región, Twistos, Cerealitas, SushiPop (una comunidad impresionante), MovieCity, Cinecanal, Tita y Rodhesia, Schneider, los espacios de Ciega a Citas y Todos contra Juan (TV) y varias más que ya no recuerdo. Hicimos acciones para marcas de ropa, chicles, celulares, libros, películas de cine, bebidas, etc.
Y mucho de eso lo hicimos en aquellos 2008, 2009 y 2010 cuando todavía casi no existía la figura del “community manager” que hoy es común en la industria y cuando algunas marcas todavía no sabían ni qué eran las redes sociales. Pero nosotros estábamos convencidos de los beneficios de la nueva comunicación y lo hicimos.

Tuvimos algunos grandes aciertos. Ahora recuerdo dos: el lanzamiento de la camiseta adidas de la selección de fútbol para la Copa América 2011 en “La camiseta de todos”, una acción online inédita en el mundo, que fue premiada acá y reconocida por la casa matriz de adidas en Alemania. Y también fuimos elegidos para re-lanzar el alfajor Suchard hace casi dos años en una acción exclusivamente online que tuvo mucha repercusión en todas las redes.
Y por último, hace unos años, también fuimos de los primeros en generar relaciones entre tuiteros (famosos y no famosos) y marcas, mucho tiempo antes de que se llamen “influencers” y cuando Twitter apenas empezaba a dar sus primeros pasos.

En fin… hicimos de todo. Fueron años muy divertidos, intensos, creativos, generosos, poderosos. De mucha exploración profesional. Literalmente, era como trabajar en un terreno inexplorado donde se nos ocurría una idea y probábamos llevarla a cabo. Aprendimos mucho, conocimos grandes personas (clientes, bloggers, periodistas, empleados de tercerclick que hoy trabajan en grandes agencias, colegas de otras agencias, etc.) y sobre todo, hicimos todo lo que quisimos hacer.

Pero creo que, como toda etapa, esta llegó a su fin. Desde hace por lo menos un año que mis ganas no son las mismas en torno a las posibilidades que ofrece el social media para las marcas. Hay demasiadas agencias de social media (en 2007 no había ni tres) y el mercado está muy saturado de ofertas. Entonces creo que hay que saber reinventarse e ir por más. Pero sobre todo, hay que saber cuando hacerlo. Y creo que este es el momento. Es momento de ir (de nuevo) hacia lo nuevo. Por eso decidimos darle un final a tercerclick. Sebas sigue liderando este proyecto y se une a una agencia que desde sus inicios fue nuestra amiga, Interactivity. Seguirá allá explorando la comunicación online, la innovación y buscará crecer en todo sentido. Seguro que hará cosas muy buenas, como siempre hizo.
Y yo sigo mi camino con varios proyectos en mente vinculados a los temas que desarrollo en mi nuevo libro (“Futuro Inteligente”) y, como siempre, escribiendo contenidos en todos los lugares donde pueda con la tecnología, los nuevos medios y la innovación como rectores principales.

Nos vamos felices, contentos, agotados. Satisfechos de haber hecho algo que nos enorgullece, da haber dado todo para construir un espacio innovador y de libertad creativa, tanto para nosotros como para las marcas que confiaron en esto. Un lugar por donde pasaron muchas personas y clientes que hoy hablan muy bien de nosotros. Eso nos pone muy contentos.
Me llevo una enorme experiencia de vida y sobre todo, me llevo lo más importante: la amistad de Sebas, con quien siempre volveremos a cruzarnos para pensar en algo nuevo, tal como lo hicimos hace ocho años sentados en aquel bar donde nació tercerclick.

Millones de gracias a todos los que de alguna manera formaron parte de esta aventura,

Hasta pronto!
Lalo

Leer Más
21 July 2014

Permanecer y transcurrir

refe_tapa106

(nota publicada en la revista Reporte Publicidad de julio 2014)

 

Permanecer y transcurrir no es perdurar, no es existir 

por Leandro Zanoni

Como el derecho a los quince minutos de fama que en su momento prometió Andy Warhol, ahora, en estos tiempos digitales, lo que se reclama es el derecho al olvido. A poder ser borrados del mundo. A no estar. A no figurar en ningun rincón de la Web. O lo que es lo mismo: el derecho a no ser.

***

Mario Costeja González, español, 55 años, perito calígrafo judicial. En 1998 su nombre salió en el diario La Vanguardia de Barcelona por culpa de un departamento suyo que iba a ser rematado por una deuda. González se divorció y pagó, pero años después su nombre junto a esa deuda seguía saliendo en los primeros resultados de Google cuando alguien tipeaba su nombre. Diez años después, en 2008, se hartó y fue a reclamar en la justicia.

El 13 de mayo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, tras varias apelaciones de Google, le dio la razón. Los abogados del buscador repiten, como en todos los tribunales del mundo, que ellos solo indexan resultados alojados en servidores de terceros (un diario online, por ejemplo) y que no puede hacerse cargo ni responsable por lo que publican los demás. Es verdad a medias.

Google no puede pecar de ingenuo. La responsabilidad social que tiene como empresa es enorme. Sus directivos no deben ignorar lo que ellos mismos construyeron. Hoy Google es más que una empresa (que facturó el año pasado 60 mil millones de dólares). Es un símbolo cultural, uno de los más grandes de esta era junto a Apple, Facebook y Amazon. Es la llave y al mismo tiempo la puerta de entrada diaria de cientos de millones de personas en busca de información de todo tipo. Es también un gigantesco constructor de sentido y de cultura.

Si alguien publica mentiras, datos falsos, difamaciones, injurias, etc. en cualquier blog, twitter o plataforma, el contenido quedará ahí, estampado para siempre en los resultados de Google, pegado en las narices de quien busque información sobre esa persona, empresa o marca. Estar en Google es sinónimo de verdad, aunque sea mentira. Cuando la mentira es la verdad, canta Divididos.

***

¿Quiénes somos? En principio, si nos apuran, nadie dudaría en asegurar que somos las personas de carne y hueso que solemos ser fuera de Internet, en lo que se llama mundo off line. Pero cuidado. Si lo pensamos con menos prisa la seguridad empieza a tambalear. Nos daremos cuenta que nuestra conducta, cada vez más, está influida por lo que pasa en las redes sociales. Somos nuestros perfiles. Y lo que tuiteamos. Somos nuestros contactos y seguidores. El contenido que subimos y decidimos compartir en Facebook. Somos también lo que decidimos no hacer online. Lo que elegimos. Subimos esa selfie y no otra. Le damos “Like” a esa frase y no a las otras miles. Ignoramos a una marca pero queremos sacarnos fotos con productos de otra. O decimos donde estamos pero también escondemos donde estuvimos.

Somos avatares y arrobas. Lo que publicamos en Linkedin, nuestras fotos en Instagram.

Nuestro perfil online dice mucho de nosotros y de nuestra conducta. Nos identifica, nos construye como personas-marcas. Mucho más de lo que queremos, creemos o asumimos. La diferencia entre nuestro yo online y off line no es como, a priori, pensamos que es. Y más aún: creo que esa diferencia ya no existe. Somos un todo, reflejados en las pantallas de un celular que solo soltamos cuando dormimos.

 

***

Pero también podemos no ser quienes somos. Sobre todo en twitter. El año pasado la cuenta de Víctor Hugo Morales (@vh590) denunció durante semanas a su falso alter ego (@victorhugo590). Pero suplicó tanto que lo dejaran de seguir que sin querer le dio más difusión. Fue una comedia de enredos: los usuarios se confundían sobre quién era quién y amplificaban (con RT) lo que el el relator trucho decía, que se mofaba del verdadero. Al final Twitter suspendió el falso pero les dejo un dato más para la locura: la cuenta verdadera del uruguayo es manejada por un colaborador suyo.

Pero cuidado que el derecho al olvido de Google puede ser un arma de doble filo. No debemos olvidarnos de ciertas cosas. Y acá recuerdo el caso del intendente de La Plata Pablo Bruera, quien durante las graves inundaciones de abril del 2013 usó su cuenta de twitter para mentir. Fue un tuit con apenas diez palabras que nunca olvidará: “Desde ayer a la noche recorriendo los centros de evacuados”.

Pero además, el intendente subió una foto donde se lo veía arremangando, ayudando con unos botellones de agua mineral en la mano. Todo era falso. La realidad es que el verdadero Bruera, el intendente de carne y hueso, al momento del tuit estaba de vacaciones en Brasil. Fue descubierto por un periodista de Perfil.com. Después del papelón tuvo que salir a pedir disculpas. Y por las dudas, le echó la culpa a un integrante de su equipo de comunicación. Es decir, a su otro yo.

El tuit y la foto subida por Brera da vueltas sin parar en la Web. Basta con tipear en Google las primeras letras de su apellido para que aparezca su condena online. Ojalá que el buscador no los borre nunca más. Para que nadie se olvide de lo que es capaz de hacer un mentiroso con poder.

 

Leer Más
19 May 2014

En tu twitter hay un gol

Para la edición de mayo-junio de la revista Reporte Publicidad, escribí esta columna sobre las redes sociales y el mundial de Brasil.

zanoni105

Domingo 13 de julio. Final de la Copa del mundo. El Maracaná explota de gente. Messi gambetea a tres brasileros y la toca suave para el 2 a 1. Golazo. Faltan cuatro minutos para el pitazo final. Argentina es campeón. La pulga corre desaforado hacia el banco de suplentes argentino, los jugadores lo persiguen. El utilero le da un celular, Lio dispara entre los abrazos. Segundos después la selfie del festejo sube a Twitter y explota de retutis mientras, en la cancha, los jugadores alzan la copa.

Soñemos que, dicen, todavía es gratis.

En el mundial de USA ´94, Maradona corrío para gritarle su gol contra Grecia a una cámara de TV. Si aquel fue el mundial récord del rating en TV, este de Brasil será el de las redes sociales. Ya dominan el universo de la comunicación por más que, si nos ponemos inútilmente cuantitativos, toda su audiencia en conjunto sea, a priori, algo menor que el de la TV.
Las marcas se apuran para aprovechar la tendencia y subirse a los hombros de las oportunidades que se les abren con los nuevos medios. Sobre todo aquellas que no son sponsors oficiales ni de FIFA ni de la Selección argentina, tienen ahí un terreno para explorar. Las cartas documentos de la empresa que custodia la imagen de la selección (escudo, fotos, camiseta, nombre, etc) no servirán de nada frente a la fuerza de millones de tuiteros.

Leer Más
2 January 2014

“Facebook es la red de mayor alcance en la historia del marketing”

fcb2014

Eso me dijo Alejandro Zuzenberg, el número 1 de Facebook en la Argentina. Hablamos de publicidad online, la industria, los nuevos medios y sobre lo que deben hacer las marcas en un contexto diferente al de hace pocos años. También Zuzenberg comentó el poder del mobile.
El reportaje salió publicado en el último número de la revista Reporte Publicidad (de enero 2014) y acá está completo:

Uno de cada dos argentinos tiene un perfil en Facebook. Según SocialBakers, la Argentina está en el puesto doce en el ranking mundial de cantidad de usuarios (sólo superada regionalmente por Brasil) con 22 millones. Más de la mitad (un 55%) tiene entre 18 y 34 años, y el 52% son mujeres. El 80% de los usuarios se conectan también desde sus móviles (celulares y tabletas). 

-¿Cuál es el rol principal que vino a ocupar Facebook en la industria publicitaria?
-Nuestra misión son dos cosas: darle el poder a la gente para compartir información y hacer un mundo más abierto y conectado. Esto significa algo revolucionario: las compañías hace diez años se conectaban con el consumidor en el punto de venta. El resto del tiempo estaban en silencio porque desde la pauta en los medios no era una comunicación de ida y vuelta. Era un mensaje. Hoy con Facebook las compañías grandes o chicas, se conectan con su público varias veces al día (seis veces de promedio).

¿Como fue el 2013 para Facebook Argentina?
-Fue un gran año, tanto para Facebook en el mundo como también para la región, que ya tiene 85 millones de usuarios. Y para nuestro país también, creciendo a la par. La oficina en Argentina tiene un rol regional porque atendemos también Chile, Perú y Colombia. Eso nos permite entender en qué estadio está cada uno de los países pero también pensar en clientes (anunciantes) en forma regional.
Creo que que llegó el momento del cambio que se viene dando hace cinco años como tendencias y que ahora ocurren. La masividad y el alcance que tiene nuestra plataforma es sin igual, más que ningún otro medio en la historia. Internet ya es una red de personas interconectadas y Facebook ha sido el protagonista para esto. Eso es una enorme oportunidad para los grandes anunciantes.

-¿Cúal es el alcance actual de Facebook a nivel local?
-La Argentina tiene 22 millones de usuarios conectados, de los cuales 14 millones lo hacen cada día. 7,3 millones lo hacen desde su móvil en forma diaria. La tasa de retorno en nuestro país es del 64% diaria. Muchísima gente que entra a Facebook lo hace los siete días a la semana.

Leer Más
30 August 2013

Skype: la década ganada

Skype cumple 10 años y tiene muchos motivos para festejar.

Tiene 300 millones de usuarios, cifra que el teléfono logró conseguir en 100 años y el celular, en 25. ¿Se acuerdan del Kazaa? El sistema P2P para intercambiar archivos (música principalmente) fue fundado por Janus Friis y Niklas Zennström, los mismos que después crearon Skype después de vender el sitio que ya estaba cercado judicialmente.

Recién en 2005 Skype se rediseña y permite a sus usuarios realizar videollamadas, lo que le aportó dar un gran salto tanto en calidad como en penetración masiva. Fue aquel año donde Skype se vende por primera vez. eBay, el sitio de subastas, pagó por el software unos 2500 millones de dólares (cash y acciones de eBay). No fue una buena compra. Los equipos de ambas empresas no lograron fusionarse correctamente y los fundadores se alejaron en 2008.

Poco menos de un año después, Skype pega otro gran salto: empieza a estar disponible para celulares, primero para Android y luego para el iOS del iPhone. Fue una locura, porque el servicio empezó a competir directamente y de igual a igual con las operadoras de telefonía. Pero además, ofreciendo video.
Gracias a los celulares y las tablets, en 2011 Skype logró un pico de más de 27 millones de usuarios usando el sistema en simultáneo.

Tras negociar con Google (que ahora apuesta a sus Hangouts) y Facebook, finalmente Skype fue comprado por Microsoft en octubre de 2011. ¿Cuánto pagó MS? 8.500 millones de dólares. Semejante suma no fue en vano. Hoy más de un tercio (35%) de las llamadas internacionales que se realizan en el mundo son vía Skype. Además de ya haber reemplazado en todas las computadoras del mundo al famoso MSN por el Skype, ahora Microsoft apunta a que esté en todos los televisores del mundo, a través de la Xbox y los smartTV.

Sin dudas, Skype puede decir que esta fue una década ganada.

Leer Más
21 May 2012

Por la puerta grande

Columna publicada en El Cronista el viernes 18 de mayo.

por Leandro Zanoni

La historia de las empresas informáticas más importantes de los Estados Unidos, especialmente las de la zona oeste conocida como Silicon Valley, está muy ligada a la bolsa de Wall Street. Desde Intel y Hewlett Packard en los años 60 hasta las famosas .com de fines de la década del ‘90, la bolsa contribuyó a la fábrica de repentinos millonarios y de muchas historias, leyendas y mitos.

Cuando a fines de 1980 (apenas tres años después de fundarse) Apple salió a cotizar en bolsa, las acciones de la empresa se dispararon y la fortuna personal de Steve Jobs pasó a ser de más de 165 millones de dólares. A los 25 años, se convirtió en el millonario más joven de los Estados Unidos.

Otro caso de éxito temprano fue el navegador Netscape, creado en 1994 por Marc Andreessen, un estudiante de la Universidad de Ilinois de apenas 23 años. La empresa pasó de tener tres empleados en abril de 1994 hasta 100 en la navidad de ese año ya 2600 a los tres años!

Al año de vida, y sin demostrar todavía ganancias, Netscape salió a cotizar en la bolsa de Wall Street y en pocos días sus acciones valían más que empresas con varias décadas sobre sus hombros. Fue una explosión casi delirante. Muchos de sus empleados, que tenían acciones de la empresa, se hicieron millonarios en apenas horas. Pero en el camino del Netscape se interpuso Microsoft y ganó el Explorer.

Los buscadores Yahoo! y Google también tuvieron sus quince minutos de gloria cuando salieron a cotizar en bolsa. Yahoo! nació durante la primavera de 1994 en una casa rodante calurosa y sin ventanas, afincada adentro del predio de la Universidad de Stanford. Sus dos fundadores Jerry Yang y David Filo, jóvenes ingenieros recién recibidos, apostaron todo a la bolsa y no se equivocaron. Cuatro años después, Wall Street valuaba a Yahoo! en 44 mil millones de dólares.

En Google, a pesar de que muchos empleados tienen suficiente dinero como para vivir tomando sol durante el resto de sus vidas, los directivos se preocupan por combatir el consumo desmedido. La ostentación no es bienvenida en Googleplex, la famosa sede central ubicada en Mountain View. El día anterior a que en 2004 la empresa saliera a la bolsa, Wayne Rosing, entonces vicepresidente de Ingeniería, pronunció su discurso corporativo sacudiendo un bate de béisbol. ¿Para qué? Amenazó con usarlo contra los parabrisas de los autos de los ejecutivos que superen al mejor modelo de BMW.

Estaba escrito: Facebook no sería la excepción. Con más de 800 millones de usuarios desparramados por el mundo, la red social creada por el joven Mark Zuckerberg entrará en la historia grande de la bolsa y aportará sus historias de millonarios y dinero fácil a la larga lista del valle.

Leer Más
7 May 2012

Twitter y Facebook para padres y abuelos

El amigo y periodista Claudio Veloso acaba de publicar su nuevo libro sobre Facebook y Twitter para adultos. Ideal para comunicarse con familiares y amigos, ya que esas dos redes ya son partes de todos los que usan Internet. El paso que todo adulto tiene que dar es simple pero lleva su tiempo aprender. Este libro es ideal para darlo, porque tiene paso a paso, imágenes y textos que explican de forma muy sencilla las principales funciones de Twitter y Facebook. Ideal para tus padres o abuelos!

Leer Más