Tag Archives: lanata

7 August 2013

Nuez Moscada

A partir de hoy ya está en la calle el primer número de Nuez Moscada, una revista trimestral independiente hecha en Mar del Plata. Según su creador, el periodista Alexis Socco, “lo que prevalece es el contenido: una revista que la gente pueda guardar por su interés y valor periodístico, sin importar la fecha de salida o vencimiento. No tiene tintes localistas”. Entre otros periodistas y escritores, aparecen en la revista Hugo Asch (diario Perfil) y la escritora española Berta Delgado Melgosa.

“Nuez Moscada fue declarada de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura de Gral. Pueyrredón. Es una forma de reflotar el periodismo cultural y social a la manera de las míticas revistas Cerdos y Peces y El Porteño, ambas de la década del 80″.

La revista ya se puede comprar (a $13) en kioscos, librerías, cafés y otros espacios públicos de Buenos Aires. También estaráen forma digital en dos sitios: Para leer la revista online tal cual la versión impresa, en Issu. También se puede ver en Scibd.

Leer Más
26 April 2013

Lanata: El nuevo Neustadt

No es la corrupción kirchnerista. Tampoco son los informes de su programa PPT. Ni los imitadores, ni la sueca Larrson. El fenómeno es Jorge Lanata. La gente lo mira y lo sigue, haga lo que haga, diga lo que diga. Magnetiza a la audiencia con su estilo, sus contradicciones y sus palabras, siempre provocativas.

Lanata es hoy el pararrayos de casi todos los que no simpatizan con el modelo kirchnerista. Es el faro, el nuevo ídolo de los que odian a Cristina, a sus ministros, a la Cámpora y a 678. Es la nueva estrella del Grupo Clarín para fogonear en los medios al gobierno.
También es el principal destinatario de los durísimos ataques de los periodistas kirchneristas, que lo detestan y lo critican constantemente. Le hacen un gran favor: lo alimentan y Lanata se hace cada vez más grande.

Lanata es el nuevo Neustadt.

El domingo su programa tuvo más de 30 puntos de rating. Casi todos la TV habla de él y las principales revistas de esta semana lo pusieron en sus tapas. Lanata es rating, poder, farándula, dinero y denuncias. Good Show!

Leer Más
26 December 2012

Lanata x Luis Majul

Algunos apuntes de la biografía “Lanata, secretos, virtudes y pecados del periodista más amado y más odiado de la Argentina”, de Luis Majul:

1) Se trata de una biografía íntima sobre Lanata. Si bien ya conocía bastante de su carrera, hay varios datos sobre él que me sorprendieron. Uno fue su adicción a la cocaína que hasta hace pocos años lo condenó a tomar religiosamente 8 gramos diarios (!) durante más de una década. Lanata cuenta detalles sobre cómo tomaba, su recuperación en una clínica de los Estados Unidos y el autor pregunta sin pudor ni límites.
También hay detalles sobre su infancia desdichada en Sarandí con una madre postrada en una silla de ruedas sin poder hablar ni moverse y un Lanata obligado a ser adulto a los ocho años. A partir de allí, surge un hombre que siempre termina escapando de todos lados y se convierte en una imparable máquina de ideas y proyectos que no descansa nunca.
Su vida íntima también incluye temas como el dinero (que así como entra, lo gasta sin pausa), su precaria salud, sus caprichos y sus múltiples aventuras con las mujeres con un Lanata vestido con Versace, desprolijo y hambriento. Allí desfilan nombres y anécdotas con famosos (Fito, Charly) ideales para alimentar el puterío que tanto gusta en los pasillos y redacciones periodísticas.

2) Lanata es un animal periodístico que a los ocho años ya era su propio editor: para una tarea escolar debía contar quién era el escritor Conrado Nalé Roxlo y él no tuvo mejor idea que agarrar la guía telefónica y llamarlo a la casa. Después tocó todas las cuerdas que tenía para tocar: trabajó en la mítica Radio Belgrano de los ´80 y en El Porteño. Fue uno de los fundadores de Página/12 y tuvo la personalidad suficiente para impregnarle su estilo y creatividad, cruciales para su éxito. Hizo grandes programas de Radio (Hora 25 y Rompecabezas), la revista Veintiuno y televisión con Día D y Detrás de Las Noticias. También documentales, varios libros y el ruidoso fracaso de Crítica. Hoy trabaja en los tres principales medios del Grupo Clarín.
Todo lo que hizo siempre estuvo apuntalado por estoicos periodistas que se ponen el disfraz de colaboradores e investigan los datos para sus notas y hasta se convierten en pacientes secretarias todo terreno que lo deben soportar las 24 hs. (no es casual que, en general, sean siempre mujeres).

3) En el último capítulo Majul se viste de abogado del diablo y tirotea a Lanata en un un diálogo sincero y por momentos incómodo. El autor del libro no deja tema sin preguntar: el abrupto cierre del diario Crítica, su relación con el poder y los anunciantes, la venta de Página/12 a Clarín, el dinero, las durísimas peleas en público con otros periodistas, sus encuentros con Héctor Magnetto, su polémico desembarco en el Grupo Clarín, etc. Lanata se defiende siempre con su sus argumentos que a priori resultan razonables, pero que según otros testimonios, muchas veces son inexactos o exagerados. Cuando las contradicciones son evidentes, manda a cagar a todos. Ese es Lanata, alguien mucho más cerca al hombre que el libro termina mostrando. Un tipo generoso y también egoista, con un par de errores y agachadas, pero que puede mostrar a cambio varias ideas rupturistas que lograron correr la vara en la industria de los medios, tanto en gráfica como en radio y TV. No es poca cosa, en una industria periodística estancada y, en general, acostumbrada a la mediocridad y la chatura. Nada justifica sus pecados, que en todo caso, deberá (o no) rendir frente a sí mismo o su círculo íntimo.
En general el periodismo lo usa como un chivo expiatorio moral y él se presta a eso. Se lo acusa a Lanata de ser puro ego pero, se sabe, en el periodismo actual el ego es moneda corriente. Otros tienen mucho ego y no logran ni se animan a generar ni el tres por ciento de lo que él genera, ni en repercusión, ni en negocio ni en audiencia. Lo cierto es que la diferencia entre él y el resto es abismal. Lanata nunca pasa desapercibido y eso ya de por sí es un gran mérito para ser periodista. Y para ser completamente justos al juzgarlo, habría que bucear entre las vidas de los cuatro o cinco periodistas más importantes de los últimos 30 años para comparar actitudes, contradicciones y errores. ¿Quién se animaría a tirar la primera piedra en el periodismo? Muy pocos.

4) El libro salió en el momento justo. La figura de Lanata se encuentra en su punto más alto de popularidad por ser el catalizador elegido por el Grupo Clarín en su feroz pelea con el gobierno por la Ley de Medios. La jugada del Grupo salió bien. Él solo cumplió una doble tarea: por un lado ser el cañon desde donde salieron los misiles más certeros al gobierno (el caso Boudou, Moreno, Delía, etc.) y por el otro un para-rayo depositario de las críticas más feroces desde los medios oficialistas como 678, Duro de Domar, Tiempo Argentino, etc.
Ya es sabido el excelente olfato de Majul para este tipo de textos sobre los temas calientes. Lo hizo en su momento con “Los dueños de la Argentina” 1 y 2 y “Las máscaras de la Argentina” en aquellos años menemistas y más acá en el tiempo, con “El Dueño” y “El y ella”, sobre el patrimonio y los negocios de los Kirchner. Todos fueron best seller. Seguramente este de Lanata también sea un éxito de ventas por lo antes dicho y también porque es el libro perfecto para llevarse de vacaciones. Además es el primer título de “Margen izquierdo”, la nueva editorial del autor (distribuye Planeta).

5) El libro se lee de un tirón. Majul escribe como habla: rápido y claro. Va al punto y no pierde tiempo en decir lo que quiere. Por eso las 440 páginas del libro se terminan en dos o tres días. Pero la velocidad del autor también lo hace tropezar con sus propios párrafos. A lo largo del libro, se repiten varios errores de edición, como los mismos datos y testimonios, tanto de Lanata como de otros entrevistados. La agitadísima vida de Lanata hizo que emprendiera una enorme cantidad de proyectos periodísticos y por momentos no pude mantener un orden cronológico porque Majul va y viene en el tiempo en un mismo capítulo.

Leer Más
28 April 2011

Adelanto Yo Te avisé

La autora Romina Manguel -periodista joven pero de larga trayectoria- se pregunta en el libro que sale en mayo: ¿Por qué gran parte de los argentinos nos mostramos sorprendidos —o incluso indignados o defraudados— con los presidentes que hemos llevado al gobierno con nuestro voto, a poco de que empiezan a ejercer su cargo?
Con eso arranca un texto que se presenta íncómodo de antemano, como todo libro que invita a la autoreflexión y el análisis de cómo somos, nuestros errores como ciudadanos -en el sentido amplio y estricto del término- y nuestra compleja relación con los políticos que nos representan. Tal vez podría ubicarse en la bilblioteca al lado de “La noticia deseada” (de Miguel Wiñazki) publicado en 2006 por Marea, que indaga en los casos donde la opinión pública rechaza la verdad del asunto y prefiere construir su propia realidad.

Leer Más
28 March 2011

Tapas de repudio

La tapa en blanco de Clarín de hoy en rechazo al bloqueo de su planta no es la primera -ni será la última- portada de un medio gráfico para repudiar o protestar por algún motivo.

La más recordada hasta hoy es la también blanca del diario Página/12 en repudio a los indultos del ex presidente Menem en 1989. El periodista Jorge Lanata, entonces director del diario, escribió: “La historia de un país no puede quedar en blanco por decreto”.

Otra recordada tapa fue cuando en 1992, Página/12 -enfrentado a Menem- cambió su color. En aquel entonces, el riojano dijo: “Mienten, faltan a la verdad, no son sino un pasquín sensacionalista”. El diario recogió el guante y al otro día ironizó con inteligencia aquella frase cambiando su nombre por Amarillo/12 y disfrazado de ese color.

En 1993, El Gráfico, por aquel entonces la mejor revista deportiva semanal, publicó una famosa tapa negra con un título catástrofe “Verguenza”, tras la histórica derrota 0-5 contra Colombia por las eliminatorias al mundial de EEUU `94.
Esa noche, Maradona salió al aire en el programa Videomatch conducido por Marcelo Tinelli para defender a los jugadores, respaldar a Basile y criticar con dureza a Editorial Atlántida (los mismos dueños de Telefé, canal que emitía el programa). “Las tapas negras no me las banco!”, gritó, ante la mirada atónita del conductor.

Leer Más
19 April 2010

La auto crítica de Lanata

Jorge Lanata habló en un reportaje publicado en la revista Noticias sobre su nuevo proyecto BRIC, pero también dio su versión sobre su errático paso por el diario Crítica y las razones de su alejamiento, apenas un año después de arrancar. El periodista, antes de la salida a la calle del diario, había dicho en casi todos los medios que tenían fondos para ir dos años a pérdida y prometido desde que el diario no tendría problemas para subsistir hasta que haría historia dentro del periodismo local.
Bajo esa línea motivadora, armó un importante equipo de periodistas que, convencidos de sus promesas y entusiasmados por trabajar a su lado, decidieron abandonar sus trabajos para embarcarse en “el último diario de papel”, como bautizaron al diario. Se armó un enorme staff con firmas notables, pero a los pocos meses, el barco empezó a naufragar. Las pocas ventas de ejemplares, la pobrísima recaudación publicitaria, los problemas internos y otros motivos (a los pocos meses Lanata puso toda su energía en protagonizar una obra de teatro de revista en la Calle Corrientes…) provocaron una crisis que hoy se mantiene. Los trabajadores del diario ya llevan más de diez días de paro por sueldos atrasados.
Esta es la versión del fundador del diario:

“Yo acá te tengo que hablar desde lo personal: yo me voy de Crítica por una cuestión de guita. Yo vendí una casa en Uruguay para hacer Crítica. Pero había que tener un capital que nosotros no teníamos. Nos equivocamos en el plan de negocios.

-¿Y por qué se equivocaron?
-Por voluntarismo. Por querer hacer las cosas de todas maneras. Salimos cuando lo planeamos, pero el segundo año hubo que poner más guita, yo ya había puesto 600 lucas y no tenía más guita para poner. Entonces empezaron a comprarme mi parte, quedé en minoría en el directorio y con el 5 por ciento, ¿a quién carajo le hago caso? Para evitar el desgaste antes de que se produjera, me fui. Porque ya sabía lo que venía.

-¿Qué le pasa cuando piensa en todos los que se sumaron al proyecto por usted, usted se fue y ellos se quedaron adentro?
-Está todo bien pero, ¿cuál es mi responsabilidad con ellos? Haberles garpado el sueldo a tiempo y haberlos respetado estando yo ahí. ¡Vos no me podés pedir que yo los adopte! ¿Qué querés que haga? ¿Qué me los traiga acá? Para mí es importante que el diario no haya cerrado y que mientras estuve no haya habido un solo quilombo gremial.

-¿Por qué siempre da la impresión de estar huyendo de todos lados?
-Esa es una fantasía mía: pienso que me puedo ir todo el tiempo y está buenísimo, porque significa que no me agarraron. Además, si yo analizo bien, irme sólo me fui de “Página…” De todos los demás, me echaron. Igual, no soy un tipo que cumpla 30 años de trabajo. No quiero la medalla.

Leer Más
24 May 2009

El adiós definitivo de Lanata

Desde ahora, que ya no aparecerá su columna dominical, Jorge Lanata dejó de escribir en el diario Crítica, que fundó él mismo hace poco más de un año. Los periodistas del diario recibieron el viernes un mail del fundador, donde les adelantó que se “sentía despedido”, porque los dueños del diario (con el español Antonio Mata, a la cabeza) le quitaron a sus dos colaboradoras. Es decir, Lanata se quedó sin sus dos cronistas, Luciana Geuna y Jéssica Bossi, que él había sacado de la redacción de la revista Noticias.
Poco antes, los dueños de Crítica ya habían decidido que Lanata dejaría de aparecer en tapa, salvo que consiguiera una gran primicia. Si la nota era una más, podría llegar a aparecer el título en tapa, no así su autor. Como el periodista persistía en continuar escribiendo el domingo, “los españoles”, como llaman en el diario a la administración Mata, le quitaron las dos periodistas que buscaban la información para las notas de Lanata. Entonces, el fundador del diario decidió retirarse de la cancha (cada uno tuvo su excusa perfecta para dejarse de soportar).
Desde hoy, entonces, pasará a ser mala palabra dentro de Crítica, una constante lanatiana. Funda un diario, se va y pasa a ser la oveja negra. También dejaría el diario otro personaje menor en la historia, pero con glorias pasadas, el escritor Miguel Bonasso, a quien los españoles le quitaron la vidriera que es la contratapa de un diario, por menos ventas que tenga. Enojado, “Cogote”, así le dicen al ex montonero, pegaría el portazo en las próximas horas. La política recupera así, a tiempo completo, a un hombre que fue incondicional de Kirchner y ahora se aleja cada vez más.

Vía Bloc de periodista

Leer Más