Tag Archives: Revistas

4 February 2015

Ana Juan: “Hay que trabajar con el corazón ardiendo y la cabeza fría”

ana_juan_1086_635x

eBlog entrevistó a la dibujante española de “Solidarité”, la ilustración sobre el atentado en París que terminó en la tapa de la prestigiosa revista norteamericana The New Yorker.

Su nombre explotó en las redes sociales apenas el famoso semanario The New Yorker difundió lo que sería su tapa sobre el atentado a la revista satírica Charlie Hebdo en París, que el 7 de enero mató a doce trabajadores de la editorial y conmocionó al mundo. Se llama Ana Juan, tiene 54 años y es una dibujante española. Su lápiz negro con punta roja apuntando al cielo en forma de Torre Eiffel dio la vuelta al mundo en pocas horas. El dibujo fue bautizado “Solidarité” y es una Torre-lápiz que se eleva sobre una base de sangre, bien erguida como metáfora de la resistencia ante el horror y el espanto. Pocas horas después, el lápiz, cientos de miles de lápices en alto como antorchas de grafito, se transformaron en uno de los símbolos más potentes de las multitudinarias marchas en la capital francesa.
Medio siglo antes de esa tapa y el lápiz, Ana nacía en la ciudad de Valencia y durante su infancia y adolescencia se dedicaría a dibujar sin parar. “Me pasaba la vida dibujando, por lo que mi pragmática familia, y a pesar de mi negativa, decidió hacer de este entretenimiento un oficio. Por eso desde muy jovencita estuve preparándome para el examen de ingreso en la Facultad de Bellas Artes de Valencia. Los años pasaron y aprendí a amar mi profesión. Hoy por hoy, no puedo estar más agradecida a esa madre que me empujó a estudiar Arte”, cuenta desde su estudio en Madrid poco después del atentado. Dice que está desbordada por las repercusiones que tuvo la tapa.

CoverStory-Solidarite-690-938-08192139

Sus primeros trabajos fueron a partir de 1983 como dibujante de historietas en blanco y negro en las revistas La Luna de Madrid y Madriz. Ingresó en el mundo de la literatura infantil cuando ilustró el libro Frida, publicado en el mercado norteamericano. Pero el salto internacional lo pegó en 1995 cuando empezó a colaborar con The New Yorker donde hasta la fecha publicó más de veinte tapas, entre las que se incluyen las ediciones del primero y décimo aniversario de la caída de las Torres Gemelas. Con el correr de los años publicó en Rolling Stone de Estados Unidos, El País de España y en Los Angeles Times, entre otros medios importantes.
Ana es una artista multifacética que hizo de todo: desde carteles y tapas de revistas internacionales hasta libros para chicos y adultos, avisos publicitarios, animaciones, portadas de CD´s e ilustraciones para distintos medios. Incluso también pinta, escribe y realiza esculturas que casi no se conocen. Su estilo sensible navega en la oscuridad del alma humana, que se confunde con la belleza de lo irreal, la fantasía y lo onírico. Ella confiesa tener una debilidad por las historias transgresoras y un poco irreverentes. En 2010 el Ministerio de Cultura de España le entregó el Premio Nacional de Ilustración. Es considerada una de las mejores ilustradoras de Europa.

-¿Cómo llegó su dibujo a la tapa de The New Yorker?
-Colaboro con la revista desde hace casi 20 años. Cuando ocurrió atentado la directora de arte nos envió un mensaje a todos los ilustradores con los que habitualmente trabaja pidiéndonos ideas para crear una galería de imágenes en el sitio web de la revista. Entonces envié algunas ideas y de ellas seleccionaron una. Más tarde, el editor decidió no seguir adelante con la galería de imágenes y prefirió buscar una imagen para el interior de la revista. Y al final, decidieron retirar la portada que ya estaba aprobada para la semana siguiente y en su lugar utilizar mi imagen. Me llamó la directora de arte para contarme la noticia.

-¿En qué se inspiró para dibujarla?
-Fui a lo simple y concreto. Soy de la idea de que hay que intentar trabajar con el corazón ardiendo y la cabeza fría. Entonces hice tres bocetos. Si piensas en París y sus iconos, la Torre Eiffel surge primero. Y luego el instrumento básico de todo dibujante; un lápiz. Entonces la idea cobra forma. La clave es cómo la cuentas.

– ¿Con qué materiales fue realizado?
-Tinta y carbón, nada más.

-Su dibujo es la tapa de una edición que quedará en la historia no solo de la revista, sino también de los medios mundiales cuando se recuerde este tema. ¿Qué siente ahora? La repercusión en las redes fue impresionante…
-Sinceramente, siento un gusto amargo porque no quisiera haber tenido que realizarla. De todos modos, pasar a la posteridad me tiene sin cuidado porque… no estaré allí.

-También has hecho la portada del décimo aniversario del 11S para la misma revista. ¿Qué diferencias encuentra en cuanto a la repercusión de ambas?
-La portada que hice para el 11-S tuvo una repercusión parecida a esta última pero con la diferencia de que habían pasado diez años del atentado y los sentimientos eran otros. Sentimientos profundos pero más calmados. Sin embargo, con respecto a la portada “Solidarité”, esta se gestó y publicó mientras estaban aconteciendo los desgraciados hechos por lo que hay un sentimiento desgarrador que se trasluce en todas las repercusiones sobre el tema, incluida la portada.

-A qué le atribuye que sea la autora de dos tapas para dos atentados musulmanes tan dramáticos?
-Yo no lo elegí, no es una elección personal. Creo que simplemente mis propuestas concordaban con la dirección de la revista. No puedo atribuirlo a ningún otro factor.

-¿Cuál es su opinión personal del atentado? ¿Cómo repercute en su intimidad?
-Mucha indignación, incredulidad, rabia, impotencia. La sensación de que estamos viviendo una guerra inusual donde es casi imposible ser un ganador pero donde lo único que podemos hacer es seguir adelante y no permitir que coarten nuestra vida ni los derechos adquiridos después de tantas luchas para que la sociedad avance.

-¿Cómo definirías tu propio estilo de dibujo?
-No tengo una definición. Intento la comunicación entre el autor y el lector. Después de tantos años, creo que mi estilo es, simplemente, el resultado de intentar resolver todas mis carencias como creadora.

-Cual de todas las portadas que hizo para New Yorker es la que más le gusta? ¿Por qué?
-Todas tienen un lugar en mí, pero quizás la titulada “Action ” y que fue realizada en abril de 2003 al principio del “conflicto” en Irak, sea una de las que elija. Creo que fue en esa donde el mensaje que se quería transmitir tal vez haya encontrado una buena síntesis gráfica.

07c25aa814a56b89749bf60174e89b01

-¿Aún recuerdas qué solía dibujar de niña y adolescente?
Sí, claro. Me contaba historia mientras las dibujaba. Aún hoy sigo haciéndolo. Historias de amor y misterio.

Sitio oficial: Ana Juan

Otros trabajos:

1098136806_740215_0000000000_noticia_normal imagenboom_grande

ana_juan postcards43-800x800 3787400w-640x640x80 images

 

Leer Más
16 January 2014

Pornotopía. La arquitectura Playboy durante la guerra fría

preciado-pornotopia-27-01

Lo más probable es que usted, lector, haga una mueca y se sorprenda si escuchara hablar de la fuerte influencia que tuvo la famosa revista norteamericana Playboy (1953) y la arquitectura moderna durante los años de la guerra fría que siguieron a la Segunda Guerra Mundial.
Eso es lo que propone el excelente ensayo “Pornotopía” (Anagrama, 2010) de la filósofa española Beatriz Preciado, que surgió primero como una tesis doctoral y luego se convirtió en libro. Su lectura me cautivó desde la página uno hasta el final.

La revista, sostiene Preciado, representó “un ataque frontal a las relaciones tradicionales entre género, sexo y arquitectura” incluso, apostando por la modernidad que proponían grandes arquitectos como el alemán Ludwig Mies van der Rohe y Le Corbusier (1887-1965), entre otros.
En el libro la autora desmenuza los orígenes del hombre moderno, soltero (o divorciado) que rompe con los esquemas tradicionales imperantes hasta los años ´50 y se va a vivir solo al departamento urbano, que hasta ese momento casi no existía. A partir de allí, se desprenden varios elementos novedosos en las costumbres y también en la arquitectura, el diseño y la decoración de esos nuevos espacios.

001

El editor y creador de Playboy Hugh Hefner (definido por la autora como “arquitecto pop”) supo ver en aquellos soldados que al volver de la guerra no encontraron su lugar en la familia que habían dejado años antes, un terreno fértil para sembrar una revista que identificó con precisión quirúrgica sus deseos, gustos y necesidades. Pero además, torció la lógica imperante de la familia tipo norteamericana instalada en las afueras de las grandes ciudades (John Cheever). Allí, en esa sociedad la decoración del hogar era un terreno exclusivamente femenino y el hombre quedaba reducido a ir y venir del trabajo. A proveer. A tomar cerveza y escuchar beisbol en la radio o ver TV. El machismo imperante en la sociedad indicaba que el hombre jamás se inmiscuía en las cuestiones hogareñas, mucho menos a opinar en la decoración (muebles antiguos de madera, manteles, puntillas y flores por todos lados).

Pero en los ´60 todo explotó. Y ese hombre patea el tablero. La música, el cine, las artes en general y fundamentalmente los primeros divorcios socialmente comunicados y aceptados, ubicaron al hombre de entre 25 y 40 años en otro lugar. Por primera vez el hombre vive solo. Cambia la casa con jardín en las afueras por el departamente urbano. Son más chicos y modernos, con otro diseño y decoración interior (aparece la tecnología, la mecánica y los colores). La soltería pasa a ser vista como algo más normal y la pastilla anticonceptiva y la revolución sexual les permitió a los “solos” disfrutar del sexo casual sin culpas y en libertad. Esto se ve reflejado perfectamente en la serie Mad Men, cuando su protagonista Don Draper decide ponerle fin a su matrimonio y deja a su ex con dos hijos en una típica casa en las afueras de Manhattan y se muda solo a la gran manzana.

sld6

Las casas se transforman entonces en áticos de placer, destinados a fiestas íntimas. Aparecen los reproductores de la nueva música (rock, pop) y los electrodomésticos fabricados en serie en la post guerra. La publicidad y las revistas como Playboy para el hombre moderno. De echo la revista del conejito, no por casualidad, le dedica un espacio en cada edición a la decoración del hogar del hombre. Y le entrega una nueva amiga-acompañante: la Playmate. En esa nueva casa, los objetos y muebles deben que ser prácticos, útiles y re-utilizables. Todo tiene que estar pensado allí para la conquista femenina, el sexo y el placer y también el trabajo. Por eso la similitud con las oficinas modernas. El hombre solo, exitoso y adinerado, se lleva también el trabajo a casa. Nacen los lofts. Las alfombras cubren todos los pisos, los sillones se ajustan al tamaño y las luces se prenden y se apagan desde una botonera al lado de la cama. Las cortinas se abren y se cierran con un botón. La música suena en toda la casa. La cama es redonda, la TV cuelga del techo. En el baño hay un jacuzzi. El auto, deportivo y moderno (Porsche), espera en el garage para una nueva faena. Nace “el bulín” y con él una nueva arquitectura.

De todo esto habla “Pornotopia”, un libro muy recomendable.

PORNOTOPIA-photos-11

 

Leer Más
7 August 2013

Nuez Moscada

A partir de hoy ya está en la calle el primer número de Nuez Moscada, una revista trimestral independiente hecha en Mar del Plata. Según su creador, el periodista Alexis Socco, “lo que prevalece es el contenido: una revista que la gente pueda guardar por su interés y valor periodístico, sin importar la fecha de salida o vencimiento. No tiene tintes localistas”. Entre otros periodistas y escritores, aparecen en la revista Hugo Asch (diario Perfil) y la escritora española Berta Delgado Melgosa.

“Nuez Moscada fue declarada de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura de Gral. Pueyrredón. Es una forma de reflotar el periodismo cultural y social a la manera de las míticas revistas Cerdos y Peces y El Porteño, ambas de la década del 80″.

La revista ya se puede comprar (a $13) en kioscos, librerías, cafés y otros espacios públicos de Buenos Aires. También estaráen forma digital en dos sitios: Para leer la revista online tal cual la versión impresa, en Issu. También se puede ver en Scibd.

Leer Más
26 April 2013

Lanata: El nuevo Neustadt

No es la corrupción kirchnerista. Tampoco son los informes de su programa PPT. Ni los imitadores, ni la sueca Larrson. El fenómeno es Jorge Lanata. La gente lo mira y lo sigue, haga lo que haga, diga lo que diga. Magnetiza a la audiencia con su estilo, sus contradicciones y sus palabras, siempre provocativas.

Lanata es hoy el pararrayos de casi todos los que no simpatizan con el modelo kirchnerista. Es el faro, el nuevo ídolo de los que odian a Cristina, a sus ministros, a la Cámpora y a 678. Es la nueva estrella del Grupo Clarín para fogonear en los medios al gobierno.
También es el principal destinatario de los durísimos ataques de los periodistas kirchneristas, que lo detestan y lo critican constantemente. Le hacen un gran favor: lo alimentan y Lanata se hace cada vez más grande.

Lanata es el nuevo Neustadt.

El domingo su programa tuvo más de 30 puntos de rating. Casi todos la TV habla de él y las principales revistas de esta semana lo pusieron en sus tapas. Lanata es rating, poder, farándula, dinero y denuncias. Good Show!

Leer Más
14 March 2013

The Beatles, disco x disco

Desde mañana se podrá conseguir en los kioscos el especial de lujo (llamado “Bookazine”) sobre Los Beatles que lanza la revista Rolling Stone.

Tendrá un recorrido de todos los discos, canción por canción, desde “Please Please Me”, hasta “Let it be”. Contará cómo se hizo cada álbum, las historias que inspiraron las canciones, anécdotas y la tensión en los estudios de grabación.

Con un papel de gramaje superior, sin avisos publicitarios y material inédito, los fanáticos de la banda más grande de la historia de la música podrán disfrutar de textos escritos por expertos, fotos íntimas del proceso creativo y de la beatlemanía, y la voz de los músicos a los que influenciaron.

Leer Más
18 June 2012

Redacciones, de Carlos Ulanovsky

“Redacciones. La profesión va por dentro” (Sudamericana), el último libro del periodista Carlos Ulanovsky es tan corto como intenso. Escrito en primera persona como autobiografía, sus 250 páginas están repletas de vivencias personales y buenas anécdotas. Todas tienen el sello inconfundible de Ula: calidez, rigurosidad en la información y muy llevadero.
Pisando los 70 años, Ulanovsky es tal vez la persona más autorizada para contar la historia reciente del periodismo gráfico local, ya que, sin temor a la exageración, formó parte de las mejores redacciones periodísticas de los últimos cincuenta años. A saber: en las revistas Panorama y Confirmado y en el mítico diario La Opinión, de Jacobo Timerman. Pasó por Satiricón, Humor y Chaupinela, por el diario montonero Noticias y, luego de un exilio en México, por Clarín durante los años del regreso de la democracia. También estampó su firma en El Porteño y el Página/12 de Jorge Lanata. Integró el staff fundador de la revista cultural La Maga, tuvo a su cargo la sección “medios” del fallido primer Perfil (el de 1998) y luego escribió durante más de una década en el diario La Nación y su revista dominical.

Pero además, el periodista, fanático de Racing, tuvo tiempo para trabajar en un par de agencias de publicidad, fundar y dar clases en la escuela TEA y hacer radio. Pero fundamentalmente, se hizo un huequito en su agenda para escribir dieciocho libros, entre los que se destacan los ya imprescindibles manuales que repasan la historia de los diarios y revistas, la radio y la TV: “Paren las rotativas”, “Días de radio” y “Estamos en el aire”, publicados entre 1997 y 2000.

En “Redacciones”, Ulanovsky cuenta su paso por todos esos medios y proyectos y, tal vez sin proponérselo, logra relatar la vertiginosa historia de los últimos cincuenta años de nuestro país. Una tarea para nada fácil, pero el autor pone toda su experiencia al asador y lo consigue casi sin transpirar.
Por otra parte, la enorme trayectoria profesional de Ulanovsky en los medios obliga al lector a reflexionar cuánto cambió el oficio periodístico desde 1960 hasta la actualidad. La parábola va desde aquellos años con un periodismo creativo, de gran calidad y rigurosidad, donde el periodista podía vivir dignamente e incluso ganar muy buen dinero con su trabajo; hasta las grandes crisis por la que atraviesan los medios y sus trabajadores en la actualidad.

“Redacciones” se lee como las nostálgicas memorias de un verdadero maestro periodístico, pero también, como una triste metáfora de tiempos que ya no existen.

Leer Más